Mostrando entradas con la etiqueta magia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta magia. Mostrar todas las entradas

lunes, enero 6

cosas que te pasan.

Están las cosas que te ensanchan la vida, las que te amargan la vida y las que simplemente te pasan.
Siempre fui de las que creen que el mundo gira porque una lo sopla. Lo que tenés, lo ganaste. Lo que no tenés, es porque no lo conseguiste. Lo que perdiste, lo dejaste ir, y lo que encontrás.. bueno, seguramente lo buscaste. Del destino, del azar, de lo impredecible e incontrolable quise saber poco y nada.

Mi editora Lili, astróloga y la mejor jefa que tuve, decía siempre "Desde que no decidís cuándo ni cómo pasan los principales eventos de tu vida, como nacer y morir, está claro que no decidimos nada".

Yo la miraba, sentada en mi escritorio, con mis 27 años, e intentaba entender a qué se refería.

Hoy ya sé que hay cosas que te pasan o te dejan de pasar a pesar de vos.
Como me pasó Tomi, por ejemplo.

Podés hacer análisis posteriores. Y seguramente encuentres montones de explicaciones súper plausibles: búsquedas no concientes, intenciones amordazadas, historias que se entretejieron  justo a tiempo, cuestiones de espacio, tiempo y circunstancias...

Pero ese es el diario de mañana. Y vos vivís en un hoy. Tu diario se escribe en presente. Y lo que ocurra en ese presente -gracias al cielo- no siempre fue fruto de una decisión.

Porque todavía hay algo que se llama misterio.

Qué cosas te pasaron?

martes, diciembre 17

tomás y el tiempo.

Ahora sé que la vida se va a medir así. Desaparecieron mi cumpleaños, fin de año u otros aniversarios. En adelante, la medida del tiempo será en años Tomi.


Y no sólo esta noción del tiempo es la que alteró mi pequeñito.
Ahora el tiempo todo se vive diferente.
Ahora, así como una noche se divide en porciones, un año se mide en períodos (los 3, los 6, el octavo mes, el año...).
Ahora los días se ven desde bien abajo.
Ahora una hora con 11 kilos a upa parece dos.
Ahora los 30 minutos de su siesta te pueden alcanzar para ordenar, cambiarte de ropa, hacerte unos mates, chequear mails y Facebook y hasta hacerte las uñas.
Ahora 15 minutos de pile, Gilda y baile pueden ser la felicidad eternizada en un instante..
Ahora 3 minutos con llanto de fondo son el tiempo suficiente para preparar su comida y enfriarla.

Esta mañana lo miraba a Tomás y supe algo: que este día, en que mi primer hijo cumple su primer año, no se va a repetir jamás.
Ya sé que esto aplica a todos los días, pero lo supe hoy.
Sólo gracias a él pude entender eso de que el tiempo es uno, indetenible y unidireccional.

jueves, diciembre 27

ay.


No tengo palabras.
Perdonen

No sé qué decirles, en éste, que iba a ser el comentario 60 y ahora es un post. Qué decirles más que GRACIAS? Parece el programa de Marley, pero posta, qué puedo decirles? Con Pablo leímos emocionados todos los comentarios. Fue un momento mágico que ustedes nos regalaron.

Cuánta anónima que pasó a decir "Hola" y desearnos felicidad. Cuánta amiga linda tengo. Cuánto corazón blogger! Yo sé que no retaceo alma cuando escribo cosas como esas, pero lo que viene a cambio siempre es impensado. Siempre me deja perpleja.

Les cuento que en el Planeta Bebé todo marcha muy bien. El fin de semana calculamos más los recursos energéticos y el desvelo y las visitas nos pasaron por encima (más el Rolfi que -desclasado- le dio por comerse mi celular). Hechos los ajustes del caso y con la ayuda de este principito sereno, mangiatutti, curioso y dormilón, todo fue mejor. Estamos dándonos el tiempo para descubrir a nuestro hijito. Y es sorprendente todo lo que podés conocer en unos pocos días!

Por estos días reviví con la cabeza cada minuto de la llegada al mundo de Tomás, me encontré con mi familia, con amigos, con mi casa, con mi cuerpo! Dejé allá atrás la acidez y el dolor de pies (aunque haya otros peores), comí rico, me dejé mimar por Pablo, organizamos cositas en casa, cambiamos muuuchos pañales, pasamos horas mirando a nuestro hijo entre embobados e incrédulos.
El embarazo -sobre todo el último tiempo- fue algo muy lindo. Pero ahora viene todo otro mundo de descubrimientos. Muero de curiosidad y entusiasmo por cómo va a ser.

Lagrimeé un poco cuando pensé que el embarazo y el parto ya pasaron, y que era momento de cederle  el trono de ombligo del mundo a mi pequeño.

Ahora está haciendo sollocitos.

Ven lo que les digo?

Hasta prontito muchachada.

c.


viernes, diciembre 21

mi pedacito de cielo.

Primero el disco de León, Desenchufado. "Es el de nuestros viajes", le digo a mi mamá. No, en realidad, primero la pasta frola hecha por ella, que deseaba hacía días y no probaba hacía años. Después sí, los minutos entre una y otra contracción, sumergida en la bañadera. Le cuento del recital de U2 cuando León subió a tocar Sólo le pido a Dios con Bono. De mis lágrimas esa noche. Está linda la temperatura del agua, pero duele. No quiero volver a ilusionarme, pero esta vez el Duvadilán no atenúa. Pablo va y viene, ordenando la casa, instalando cosas. 
Cuando hablo con la partera oye en vivo mi contracción. "Encontrémonos 8 y media en el Sanatorio". Entonces salgo envuelta en una toalla. Suena Sólo le pido a Dios. Mi mamá dice que mi cara ya es otra. 
Mi papá me lo va a repetir dos días después. 
Soy coqueta, no puedo evitarlo. Elijo qué ropa llevarme. Cargo una maquinita de depilar, y hasta meto un corrector de ojeras. Estoy lista.

- Sacá un pañuelo blanco.
- Amor, no hace falta.
- Por las dudas
- Bueno, tomá esta bolsa. Mirá que no hay urgencia. Estamos en tiempo y yo no rompí bolsa.

Anochece. Esto es como lo imaginé.
Después, todo es sereno, como un video clip muy feliz del que sos protagonista. Valeria, la partera, me da toda la contención y aliento que necesito. Mi mamá sabe esperar con paciencia. Pablo, hacer los trámites con diligencia y calma. 
Y sí, tenés 3 de dilatación, y este bebé sale hoy. 
17. Hoy cumple años mi amiga Nadia, de la primaria. Hoy es el día que pronosticó Sol, mi compañera. Cosas tan accesorias se pueden cruzar por la cabeza en momentos así. 
Entonces sí, llega el momento del parirás con dolor, un desfile de enfermeros, dale una más, mi silencio, la respiración como toda herramienta, mi amor ¿Te sirve que te agarre de la mano? La eternidad de 90 segundos de contracción muscular. Dale, la última. Ya llega el anestesista.
Camilla.
Pero cómo? Un quirófano?
Ah, no, ésta no es la paciente.
Marcha atrás. La sala de parto. El dueño de la jeringa, padre de un Elián, que aprovecha la intensidad de una contracción para disimular su pinchazo.
Las piernas se aflojan. El médico va a llegar para lo más lindo. Estás teniendo un parto de libro. Dale, que en media hora tenemos a Tomás. Pablo firme al lado. Fuerza. Más fuerza. La cara tensa. Las rodillas arriba.
Toda la fuerza.
El médico. Dale, lo estás haciendo bien. 
Daaale.
Y después, no sé si es primero la carita asomando entre mis piernas, o el desplome del padre sobre mi pecho. Le oigo decir las palabras más dulces y tiernas.Entonces se va detrás de su hijo con todos ellos.

No pasaron dos horas desde que llegamos.
Los espero. Tiemblo.




 

Ahora soy mamá y Pablo es papá.
Llegó Tomás.

martes, noviembre 6

la capa.

Apenas la vimos asomar por la escalera mecánica del subte, miré a mi perro y le dije

- Rolfi, esa es Seel.

Quién si no con zapatos rojos, jeans amarillos y lentes oscuros al tono? La generosa autora del header de este blog traía mochila, bolsos, bolsas y bolsitas. La mayor parte, comestibles:

- Les vas a enseñar a dibujar o las vas a cebar para Navidad?

Seel vino a Buenos Aires para dar un taller de dibujo en el showroom de Vanis y Marina. Y, de paso, se hizo un buen rato para visitarnos y traernos el más tierno de los encargos -y lo más liviano de su equipaje: dos Baylac originales para el cuarto de Tomás. Uno de ellos de sorpresa y de yapa.

Cuando en L´Epi -donde compró más medialunas, no fuera que las chicas murieran de inanición con los brownies, los panes, el syrup de limón, el Campari, los dulces caseros y los no sé qué más que había traido- se sacó los lentes, me salió la exclamación:

 - Qué lindos ojos tenés!

No  es que se lo diga a mucha gente. Porque para mí "lindos ojos" incluye estañas, cejas, mirada. Soy un poco exigente cn los ojos. Pero los de Seel pasan todas las pruebas.

Ya en casa soltó toda su verborragia, su sentido del humor, sus historias de viajes, una descripción muy precisa de su Punta Alta natal, su aguda mirada sobre el mundo blogger, hizo buenas migas con Pablo, Rolfi y Kathy, nos contó de Rubiola y de Negrura, compartió un almuerzo improvisado que nos salió muy rico, y nos dejó el sobre tan deseado.




Ustedes vieron qué ternura estas ilustraciones?

Más tarde con Pablo la alcanzamos al taller de las chicas en Villa Urquiza, donde tuve el gusto de conocer a Mari -Vanis estaba demasiado triste como para unirse a nosotras- que me regaló estas bolitas tejidas y perfumadas para Tomás.

 
Con Seel nos dimos un abrazote y nos dijimos algo lindo. No tengo acá la foto que nos sacamos juntas. Pero con ella igual me da la sensación de que no hace falta. Todo lo demás dice más sobre quién es, que cualquier retrato.

Seel, ahora que te conozco personalmente lo reafirmo, sos una capa!

lunes, noviembre 5

sos grosa, sabelo.

Hoy quisiera postear sobre el encuentro con Seel Baylac el sábado, pero eso requiere más de los dos minutos con los que cuento.

Y como además es lunes, quiero compartir con ustedes el video de esta GENIA, con una sonrisa, una polenta y una onda que contagian, para que arranquen la semana sintiéndose regrosas.



Espero que lo hayan disfrutado tanto como yo.

Hasta mañana muchachada linda!

c.