Mostrando entradas con la etiqueta alegría. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta alegría. Mostrar todas las entradas

miércoles, febrero 5

bailar.

Quiero bailar, bailar, bailar, bailar, bailar, bailar, bailar, bailar, balar, balar, bailar, bailar, bailar y bailar.











Eso quiero.

Porque amo la música, y entre los que la viven y la contemplan prefiero quedarme entre los primeros; porque mi cuerpo necesita expresarse, transpirar, cansarse hasta terminar exhausto; porque mi cabeza necesita recreos; mis facciones sonrisas y mi vida distensión.

Así que para este año me deseo bailar, si puede ser tomando clases, pero si no imitando videítos de YouTube.

Como sea, bailar.

¿Vos bailás? Qué? Dónde? Cómo?

viernes, enero 31

música.

Hoy cuando prendí la compu me recibió la feliz noticia de que Vero había incluido a sosloqueamás en sus novedades de viernes. Y bueno, pensé,  tengo que postearles algo, a ver si entran y se encuentran con la tristeza de la última entrada.

Como últimamente estoy destrozando el Spotify y armando listas para todo estado de ánimo, se me ocurrió convidarles cinco temones repilas de esos que te dan ganas de salir a comerte el mundo.

Una especie de Top Five  al modo Lu B. pero éste bien Power Minitah. Se los comparto en Grooveshark por si no tienen cuenta en Spotify. Bueno, sin más preámbulo:

 
1. Mi va - PLAY
 
2. Bleeding love - PLAY
 
3. Living life - PLAY
 
4. You´ve got the love - PLAY
 
5. Fighter - PLAY
 
 
Espero que les cargue de energía este fin de enero, estén donde estén. ¿Será un monomabiente con balcón? ¿Una casona con jardín? ¿Un PH con gato y plantas? ¿Una cabaña cerca del mar? Como sea, ponelos a sonar mientras te arreglás para salir a algún lado. Si es con un Campari mucho mejor.

Ah, y va de yapa mi tema. (Báh, de ella). Ya saben... alguna se acordará, es el que me carga de energía, el que me hace bailar, el que decidí que tiene que sonar cuando por alguna razón deje este mundo.

Éste a todo volumen!
 

Feliz viernes muchachada!

c.

pd: Se aceptan sugerencias para ampliar a top ten.

martes, diciembre 31

ensanchar la vida.

Say What You Need To Say - John Mayer by John Mayer on Grooveshark

Creo que 2013 para mí terminó con el cumple de Tomás. Ese fue EL año. El que empezó la noche del 17 de diciembre, con esos 3 kilos 100 saliendo de adentro mío y terminó un martes de calor sin luz con un niñito sonriente aplaudiendo frente a su torta.

La vida hoy tiene una nueva dimensión que muchas veces intenté toscamente describir por acá. Tampoco es que tenga mucho sentido hacerlo, porque cada experiencia es irreproducible, por sus particularidades y por el modo en que a cada uno le llega. Pero de seguro, y retomando un tema recurrente de los primeros meses de este blog, un hijo te ensancha la vida a límites impensables.

Ensanchar la vida es salirse de la rutina, es hacer cosas que te pongan en otro lugar, es mirar desde un ángulo distinto... vivir varias vidas posibles en una. Una obsesión que siempre tuve. Es, ante todo, una idea que le robé a Rosario Bléfari. Ella decía que bailar con un desconocido te ensancha la vida. Chatear con alguien muy cercano. Hablar en otro idioma.. y no me acuerdo qué otras cosas.

Yo no sé si RB es mamá. Pero a mí desde que nació Tomás se me ensanchó la vida,

Es paradójico que diga esto, cuando todo por momentos costó tanto. Cuando la libertad se redujo; el descanso se achicó al mínimo; el boludeo languideció; la sensación de liviandad casi desapareció.

A cambio de las levantadas a mediodía, las pedaleadas, las tardes de pileta, las maratones de series, las cenas en restaurantes, las compras, los viajes y todo hedonismo de pareja, vinieron las noches en vela, la irritabilidad del no dormir, las frustraciones, el surco del trabajo a casa y viceversa; la responsabilidad al cubo...

Y sin embargo, sí, Tomás me ensanchó la vida. Ahora soy una mujer más completa. La vida es más rica, compleja. La existencia hoy es una cosa seria.

El tiempo, como decía hace poquito. No fue con la mayoría de edad, ni con el casamiento, ni con los 30 que entendí de qué se trata el tiempo. Fue con la maternidad. Ahora sé de qué va el tiempo. Sería incapaz de ponerlo en palabras, pero lo sé adentro. Ahora sé de qué materia está hecho y cuánto vale. Sé que es irreversible y que no tiene sustituto.

Un año, ponele, es la vida de una persona, la que más amo en este mundo.

Ahora también sé qué es la incondicionalidad del amor. Una vez lloré mucho cuando descubrí de qué modo condicionado había recibido el amor de mis papás. Por no decir que su amor de a momentos no fue incondicional. Entonces, está Tomás frente a mí, o en mis brazos, y pesa, y estoy cansada, y me quiero mucho a mí misma, y pienso en lo que necesito o querría, y él me mira, o se ríe, o simplemente se duerme a upa, y ya no quedan pensamientos. Sólo lo que siento, que es desmesurado y no se parece a nada anterior. Y mi cuerpo, mi cabeza, mi corazón, mi ser, pertenecen sin más y por primera vez a otro ser sin que haya un YO que se lleve algún crédito.

A esto agregale una mujer que -con costos bastante altos por momentos- se animó a decir. Ahora digo. A veces mucho, a veces inoportunamente, a veces reactiva, a veces enojada, a veces triste, a veces demasiado entusiasta. Pero nada de lo que digo me genera arrepentimiento.

Porque ahora digo. Y para alguien que tenía tanto para decir pero sólo uno o dos interlocutores esto es todo.

¿Y saben qué? Quien me oiga sabrá o no escuchar, pero tendrá que saber que lo que yo tengo para decir -eso, ni más ni menos- soy yo.

Así que ahí va, salió casi sin querer, mi deseo 2014: que ensanchen sus vidas de éstos u otros modos.

Esta noche, cuando agarre a Tomi y bailemos como dos sacados (un día tendría que subirles un video) me voy a acordar de cada post de este año, de sus comentarios, de las sonrisas, carcajadas y lágrimas que le arrancaron a esta desconocida que escribe por acá

Nada de demagogia: les prometo que voy a pensar a ustedes. Pero ustedes prueben a encontrar  cuáles son las cosas que ensanchan su vida. A veces ensancharse es simplemente ser una misma.

Y después, cuenten, que es la mejor parte.

Feliz año muchachada.

Listo, ya me largué a llorar.

c.

martes, septiembre 3

un papelito.


Miércoles 28 de agosto

Traiciones de la ansiedad: Ese papelito se empezó a imprimir en algún punto del futuro cuando me inscribí en la carrera en 1998; se fue haciendo más cierto cuando empecé el CBC en 1999; cuando di cada una de las 34 materias hasta el último final a mediados de 2006; y más adelante cuando entregué la tesis en febrero de 2010. Ni te cuento cuando la defendí en agosto de ese año. Me tomé un año para tramitar mi diploma, y los señores UBA se tomaron dos para elaborarlo. Desde que todo empezó pasaron más de 14 años.

Y ahora que ese punto en el futuro llegó y tengo que esperar hasta el martes para retirarlo siento que estos cinco días son mucho más de lo que puedo soportar

Martes 03 de septiembre

Hoy temprano el sol entraba por las ventanillas del 140. Desde mi asiento junto al pasillo veía a tres señoras menear la cabeza de un lado a otro. Decían que no. Una –la que se sentaba a mi lado- llevaba auriculares y sonreía. Creo que algo le causaba mucha gracia, y hay gente que hasta cuando ríe dice no. La otra –en el asiento frente a mí- miraba con insistencia el reloj, así que calculo que se le hacía tarde y necesitaba expresarlo corporalmente. La última, al otro lado del pasillo, parecía tener algún tipo de  tic. Lástima que no le dio por el .

Mi viaje tenía final abierto. Iba a retirar el “papelito”.

Ya en el edificio oscuro sobre Marcelo T. de Alvear recibí el asedio de una decena de estudiantes repartidos en distintos pisos intentando entregarme panfletos de sus agrupaciones políticas. A todos contesté lo mismo,  un poco jactanciosa: “Gracias, ya no voto”.

Una vez que averigüé dónde era el Departamento de Títulos me di cuenta de que estaba midiendo cada movimiento. Con una batería de improvisadas cábalas –cruzar los dedos, entrar con el pie derecho, no sacar el DNI hasta el último momento- intentaba controlar lo incontrolable, lo impredecible, lo azaroso… lo mucho que se puede emputecer todo cuando se trata de la UBA.

- Vine a buscar mi título- Le dije a la chica que me atendió. La misma que cuando inicié el trámite hace dos años seguramente ni se imaginaba embarazada. Mi tono de voz impávido. Hasta la emoción amordacé no fuera que desbaratara mi plan de volverme con mi diploma.

Mientras se lo decía le entregué mi DNI. Desapareció de mi vista. Fueron minutos largos, unos cuantos. En otra ventanilla una alumna con calzas animal print le contaba al empleado cómo se estaba preparando “psicológicamente” para la extracción de sangre del examen de salud obligatorio. “Mi papá es hemofílico”, le decía-. El hombre atrás del mostrador asentía. “Y yo veo una aguja y me baja la presión, pero ya te digo, me estoy mentalizando para el viernes, para no desmayarme, imaginate”.

A mi lado una egresada venía con media esperanza de encontrar su título: “Supuestamente ya tiene la firma del Ministerio”, me explicaba, “pero nunca se sabe, y como acá nadie te avisa nada…”

Mientras el suspenso de mi trámite iba en aumento, le dijeron que no, que esperara mínimo 70 días más. La chica recibió la noticia sin sorpresa, me deseó suerte y se fue.

Fue entonces cuando vi venir a la empleada hacia el mostrador con su panza, una carpeta y una cartulina blanca enrollada.

Todo mi cinismo se esfumó en un microsegundo.

Creo que sentí lo que algunos llaman “un vuelco del corazón”, que no sé bien qué quiere decir. Se ve que ella lo vio en mi mirada, en mi sonrisa.

- Pensaste que no llegaba nunca
- No lo puedo creer-balbuceé.- Me extendió un cuaderno.
- Firmá acá - Firmé.
- ¿Nada más?
- Nada más.

Salí un poco mareada rechazando volantes, desenrollando el “papelito”, leyendo “Rectorado.. .UBA… Licenciada Cecilia Alemano... 15 de febrero de 2010… “ .

Compré un tubo plástico para proteger mi diploma de egresada de la Carrera en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Buenos Aires. Eso que vine a buscar a esta ciudad hace más de 14 años, y que me llevó a encontrar otra variedad infinita de cosas.

Después, lagrimeando  entre sonrisas, caminé en dirección a Avenida Córdoba.

Una compañera decía el otro día que la UBA carece de poesía.

Es cierto. Pero te la deja a vos.

jueves, agosto 1

el lado luminoso.



1° de agosto. ¿Alguien me cuenta cómo llegamos hasta acá? ¿Cómo, cuándo fue? Miro para atrás y me encuentro que ya van casi 6 meses desde que volví al trabajo. ¡6 meses! Hasta hace dos, volvía puntillosamente todos los mediodías a amamantar a Tomás, sin mucha conciencia del cansancio que venía con la suma de esos encuentros vespertinos.
6 dientes, un "Babababaá" y un incipiente gateo marcha atrás acreditan que mi chiquito creció. Está en ese momento justo en que no es un bebote ni todavía un niño.
La intensidad de la oficina de a momentos abruma. Fantaseo con vacaciones. La rutina por momentos me inquieta. El mal dormir definitivamente me tiene a mal traer.


1° de agosto. El día de la Pachamama que siguió a una noche con muy poco sueño lo empecé cambiando a Tomás en automático, con apenas media sonrisa, poniéndolo a la teta casi para comprender que medio ya fue, diciéndole a Pablo "No puedo más"; cerrando la puerta de casa mientras mi bebé me seguía con la mirada, yendo a sesión con mi genia Laura café con leche de por medio en Bar Oriente; comprando de camino unas suculentas para la oficina y otra más grande y rosada para casa; averiguando por los jazmines para cubrir de verde y perfume la terraza.

En mi muro de Facebook me esperaba este regalito de mi marido hermoso, con esta imagen de Sil Baylac y la frase: "Para mi amor y su esfuerzo diario!"

 
En Gmail me esperaban unas líneas de Vero que me llenaron de ternura, mientras ensanchaban mi sonrisa:

 Qué requetelindo verte ayer, qué bien me hace verte amiga!!! Sos pura paz, más allá de todo  lo que puedas llegar a esta viviendo, de "inquietante", por así llamarlo. GRACIAS por ser siempre una palabra de aliento y una mano así enorme!!! Te quiero mucho mucho!!!

Gracias, hermosos seres que me rodean, por recordarme el lado luminoso de mi vida cuando me nublo. Gracias Vero, gracias Laura, gracias Sil, gracias mi Tomi, gracias amor de mi vida y gracias Chet por esa increíble voz.

Feliz día de la Pachamama, muchachada!

c.

(La mamá que necesita ser apapachada)

martes, mayo 28

tesoros de otoño.

Una porción de torta de ricota con mate en la oficina.
Cat Power acompañando las horas.
Que una alumna publique su primera nota y se acuerde de sus profes.
Un taxista con cara de reggeatón que escucha Gieco, que te tira la mejor y te desea buenas noches.
Tu nombre en la tapa de un libro.
Una comidita rica esperándote a la vuelta a casa.
Sahumerios con olorcito a vainilla
Wilco sonando bajito en el living.
Huga la oruga, el nuevo cuento de Tomás.
Un par de botas con corderito.
La llegada de mini Pedro. La felicidad en las palabras de sus papás.
Las palabras de Vero en Alma Singer, que nunca se olvida de repartir ternura.
El horóscopo semanal que llega sin falta de la mano de Anita.
La canasta siempre llena de cosas ricas de la abuela Susa.
Un desayuno con baguette y croissants de L´Epi, y la compañía de los primos de Madryn
Un paseo por el Sivori, el cuadro de la abuela y el nieto, el locro en pan de campo.
El olorcito a crumble de banana en el horno.
El primer añito de Nico. Un abrazo con su mamá Noe. Los grillitos de noche.
La voz dulce de Gerónima cantándole a Tomás.
Mamá preguntando cómo estamos al otro lado del teléfono.
Tu amor en cama, pidiendo "Beso abrazo" y diciéndote que para él lo sos todo.
Un colchón de hojas amarillas y un techo de nubes plomizas camino al trabajo.

Esta versión de Everyday en tus oídos, diciéndote, recordándote......

....... Pick me up, oh, from the bottom
Up to the top, love, everyday
Pay no mind to taunts or advances
I take my chances on everyday
All you need is
All you want is
All you need is love.
All you need is
What you want is
All you need is love.

Everyday
Everyday
Oh, Everyday...

Esta lluvia desde adentro, en un espléndido día feo.
Feliz martes gris muchachada.
c.

viernes, mayo 3

tan dulce y Kokorita.

El 5 de mayo es el día del Niño Varón en Japón. Lo supe por Pao, la dulce y generosa Pao, que siempre anda buscando, y encontrando, el corazón de las cosas.
Empezó con un mail. Báh, no en realidad antes. Me di cuenta de su ternura el día que conté por acá que tenía medio tatuaje -porque me había querido tatuar "Música" y había descubierto que estaba incompleto- y ella desde un comment me consoló con la mejor noticia posible: el ideograma, así solito, significaba......"Alegría"!
Bueno, siguió con un mail, hace mes y pico, donde me decía que estaba en Buenos Aires, que había pasado por mi anterior casita, donde su Facu flasheó con el tren. El asunto tenía un corazón que invitaba a abrirlo. Y adentro decía nada menos que había un regalito esperando para Tomás. ¡Un regalo que había viajado desde Japón! Éste es. Casi muero de la ternura:


Es un trajecito de Samurai. Dice Pao: "El conjuntito para Tomi es el típico que usan en Japón en veranito... se llama Jinbei y es el que usan los nenes varones". Después el móvil de barquitos, envuelto en ese sobre tan monono.




Y había yapa para la mami de Tomás, miren!



Todo esto lo completó con una pila de papeles para seguir plegando. Y un conjunto de palitos para comer sushi para Tomás, y una tarjeta muy dulce deseándonos toda la felicidad.
En su taller de Origami, al que insistió en invitarme, y les puedo asegurar que -no-hu-bo-ca-so, no pude pagarle, aprendí a plegar papel. Dormida como estaba, con musiquita muy suave de fondo, entre tés y pepitas de membrillo, aprendimos a hacer grullas, kabutos (sombreros de Samurai), pececitos, globos de papel, y un solcito que se encastra.  Pao es dueña de una santa paciencia. Miren!!!




Después me envalentoné y seguí plegando por mi cuenta. Hice una guirnalda de grullas para mi casa, un móvil de corazones para Valentina, una bebita en camino, y un corazón para que Pablo se acuerde de mí en su trabajo:




Mi casa ahora está llena de colores, yo -que hacía tiempo quería tener un hobbie manual- ya lo tengo, y sobre todo, mi hijo yo yo tenemos sendos amigos allá tan lejos. 
Qué simple es la vida cuando te cruzás con personas así.
Feliz día a todos los gurrumines de este universo!

c.


Pd: Muchachada, amé sus comentarios en el post anterior, y en el anterior. Si ven que no contesto no se desanimen, porfa sigan explayándose como lo hacen porque me hace bien leerlas, y releerlas, y aprendo cosas (Algunas bien prácticas como usar jabón rallado, otras más profundas). Cuando tenga tiempito -estoy laburando mucho- les voy a contestar una por una.
Pd2: El día de la Niña, para las que preguntaban, es el 3 de marzo (03/03). El del Varón es el 05/05!

lunes, abril 8

como la China.

Hay un fenómeno que siempre me pareció curioso.
Cuando sale el sol, nadie se lo cuestiona. Nadie se pregunta: Che, por qué está tan lindo el día? ¿Cuándo piensa aflojar el buen tiempo?
Es así: lo más lindo, lo que nos hace sonreír, lo damos por sentado.
Bueno, la magia que llega a mi vida a través de este blog me hace preguntarme una y mil veces

¿Por qué?

¿Por qué??

¿Por qué??!

No puedo just take it for granted. Pero tampoco tengo las respuestas. No sé por qué un día abro mi inbox y me encuentro con correos llenos de cariño de Vero, Georgi y otras lectoras anónimas; no sé por qué la tierna de Pao me comenta que su hijo le trajo a Tomás un regalito desde Japón y me invita a su taller de Origami...

... No sé por qué la dulce y genia China Martino un día separa los mejores juguetes y la amada silla  de su hermosa Justa y me persigue durante meses para que vaya a su encuentro.

Y cuando por fin voy me recibe un aroma mezcla de naranja y limón, una nena con un moño y un vestidito recanchero, una mesa llena de dulces, y un mate recién hechito.

Y durante la conversación recibo de yapa un frasco de aromas, preparado con flores y pera, mi fruta preferida.

Y cuando me voy, cargada como Papá Noel de juguetes coloridos, la pequeña me condecora con un collarcito y un conejo dibujado con sus manos.

Y China, como lo más natural del mundo me acompaña caminando -y cotorreando- a tomar el taxi algunas cuadras más allá.

Decía Anita que el amor entre Pablo y yo es como la China: grande y que todo lo puede.
Así es mi GRACIAS para la Sra. Martino.





Me encantó conocerte, China!. Y Tomás amó los chiches (tanto que se durmió extenuado de jugar en la sillita).


¡Feliz y sonriente semana muchachada!

c.

viernes, abril 5

noche de chicas.

Mañana a la noche será el gran evento.
Desde que nació Tomás, será mi primera salida de amigas.
Y saben cómo será mi debut como mami out there?

Disfrutando de las canciones de la Señorita Spektor. La misma que me acompañaba durante mis viajes en subte en 2007; la que me unió aun más a mi amiga Noe, la que me daba letra para las historias fallidas y antídotos para días grises.

Tres flamantes mamis estaremos ahí. Una de ellas -la más novata de todas- cruzará los dedos para que el papá no sufra ningún desplante del pequeño, chequeará el celular cada 10 minutos,
y, seguramente, cuando suenen  estos temas recordará  cómo era el mundo sin ellos, y vuelva radiante y feliz a abrazarlos.

Aquí, un poco como homenaje a mi linda Lu y su Club de los Cinco, va mi top5 de Regina:

Better by Regina Spektor on Grooveshark Eet by Regina Spektor on Grooveshark Fidelity by Regina Spektor on Grooveshark No Surprises by Regina Spektor on Grooveshark Real Love by Regina Spektor on Grooveshark

¿Les gusta Regina? ¿Cómo armarían su top 5?
Gracias Noe por esta iniciativa, y a la muchachada... ¡Tengan un gran viernes y un mejor fin de semana!

viernes, marzo 15

la cosa más dulce.



Ella, un día de junio, seguramente nublado y pedorro, como suele ser junio, hizo que saliera el sol de golpe. Con su sobre desde Ontario, su caligrafía tan hermosa, su dulzura y sentido del humor. Y ese enterito que me mató de ternura. A mí y al futuro papá. Si no miren su comentario al pie de aquel post:

pienso que mi niño o niña va a llenar esa ropita y me contengo las ganas de largarme a llorar de emoción. lo dije

Imaginábamos tooooodo el tiempo que tendría que pasar hasta que esa prenda -por más mini que nos pareciera- más o menos le quedara bien anuestro bebucín.
Hoy, dos días antes de que Tomás cumpla sus 3 meses, fui a su encuentro para darle la teta a la hora del almuerzo, y mientras atendía un llamado de Pablo lo vi.
A upa de Fabi, su niñera, enfundado en su traje de patitos. Casi me derrito de ternura.

Miki sos la más dulce de las bloggers.
Gracias por regalarme los segundos más brillantes de mi semana.

Y feliz fin de semana muchachada!

c.

miércoles, enero 30

sosloqueamás: 6 años, 10 verdades

Este blog acaba de cumplir 6 años. Pasaron los días y no sólo no sopló una miserable velita, sino que ni siquiera recibió actualizaciones. Está claro: es un hijito desplazado por el recién nacido.
Por suerte están ustedes ahí, insuflándole mucha vida, con todo el corazón que ponen en cada comentario.

1. La verdad es que antes la url llevaba mi nombre, así que este blog no es precisamente el mismo que al principio. Tuve una mala experiencia con un compañero, y tuve que mudarlo. De ahí el nombre "el otro, el mismo". (Y un poco en homenaje al libro de Borges).

2. La verdad es también que antes tenía otra onda, mucho más críptica. (Por ejemplo, en este post estaba festejando mi primera nota en mi revista preferida ....?!) Ni siquiera me esmeraba en que quien leyera entendiera algo. Simplemente ponía lo que me pintaba.

3. La verdad es que intenté asegurarme de que googleando mi nombre no salga -ahora no chequeé si sigue siendo así, pero bueno, ya estoy jugada.

4. La verdad es que nunca lo promocioné en Facebook, ni en ningún lado.

5. La verdad es que no recibo comentarios de compromiso onda "Divino!", "Holis, pasé!" ni nada parecido .

6. La verdad es que la que comentaba para recibir mi visita a cambio se dio cuenta de que conmigo eso no corre.

7. La verdad es que Vero Mariani, al incluirlo en su semana de "letras", me trajo montones de lectoras de calidad.

8. La verdad es que nunca me resultó un trabajo.. salvo ese período de enamoramiento desaforado donde todo en lo que podía pensar se llamaba Pablo y no se me caía una sola idea.

9. La verdad es también que cuando me puse muy careta, y sólo contaba el lado be happy de las cosas, casi lo cierro.

10. Pero la verdad verdadera  es que quienes pasan por acá, evidentemente encuentran algo, algo que incluso les hace volver. Porque de otro modo no me explico tanta profundidad y ternura al pie de cada entrada.


Yo no sé bien qué es, y hoy les pido que -como regalo de cumpleaños a sosloqueamás, y haciendo la vista gorda al  hecho de que no paso por sus blogs hace como un mes y medio- eso me lo digan ustedes. Y si quieren me cuenten también cómo llegaron hasta acá.

Desde el planeta bebé, donde su majestad hoy decidió otrogarme una hora y media para comer y postear, os saluda y agradece, por estos 6 años, y como siempre,


c.

miércoles, enero 2

cibertíos y tías babosos y babosas

Les dejo una foto del pequeñín y me voy sin más a ver si puedo leer algo de lo que estuvieron escribiendo en sus blogs últimamente.



viernes, diciembre 21

mi pedacito de cielo.

Primero el disco de León, Desenchufado. "Es el de nuestros viajes", le digo a mi mamá. No, en realidad, primero la pasta frola hecha por ella, que deseaba hacía días y no probaba hacía años. Después sí, los minutos entre una y otra contracción, sumergida en la bañadera. Le cuento del recital de U2 cuando León subió a tocar Sólo le pido a Dios con Bono. De mis lágrimas esa noche. Está linda la temperatura del agua, pero duele. No quiero volver a ilusionarme, pero esta vez el Duvadilán no atenúa. Pablo va y viene, ordenando la casa, instalando cosas. 
Cuando hablo con la partera oye en vivo mi contracción. "Encontrémonos 8 y media en el Sanatorio". Entonces salgo envuelta en una toalla. Suena Sólo le pido a Dios. Mi mamá dice que mi cara ya es otra. 
Mi papá me lo va a repetir dos días después. 
Soy coqueta, no puedo evitarlo. Elijo qué ropa llevarme. Cargo una maquinita de depilar, y hasta meto un corrector de ojeras. Estoy lista.

- Sacá un pañuelo blanco.
- Amor, no hace falta.
- Por las dudas
- Bueno, tomá esta bolsa. Mirá que no hay urgencia. Estamos en tiempo y yo no rompí bolsa.

Anochece. Esto es como lo imaginé.
Después, todo es sereno, como un video clip muy feliz del que sos protagonista. Valeria, la partera, me da toda la contención y aliento que necesito. Mi mamá sabe esperar con paciencia. Pablo, hacer los trámites con diligencia y calma. 
Y sí, tenés 3 de dilatación, y este bebé sale hoy. 
17. Hoy cumple años mi amiga Nadia, de la primaria. Hoy es el día que pronosticó Sol, mi compañera. Cosas tan accesorias se pueden cruzar por la cabeza en momentos así. 
Entonces sí, llega el momento del parirás con dolor, un desfile de enfermeros, dale una más, mi silencio, la respiración como toda herramienta, mi amor ¿Te sirve que te agarre de la mano? La eternidad de 90 segundos de contracción muscular. Dale, la última. Ya llega el anestesista.
Camilla.
Pero cómo? Un quirófano?
Ah, no, ésta no es la paciente.
Marcha atrás. La sala de parto. El dueño de la jeringa, padre de un Elián, que aprovecha la intensidad de una contracción para disimular su pinchazo.
Las piernas se aflojan. El médico va a llegar para lo más lindo. Estás teniendo un parto de libro. Dale, que en media hora tenemos a Tomás. Pablo firme al lado. Fuerza. Más fuerza. La cara tensa. Las rodillas arriba.
Toda la fuerza.
El médico. Dale, lo estás haciendo bien. 
Daaale.
Y después, no sé si es primero la carita asomando entre mis piernas, o el desplome del padre sobre mi pecho. Le oigo decir las palabras más dulces y tiernas.Entonces se va detrás de su hijo con todos ellos.

No pasaron dos horas desde que llegamos.
Los espero. Tiemblo.




 

Ahora soy mamá y Pablo es papá.
Llegó Tomás.

miércoles, diciembre 5

estoy.

Estoy. Ante todo estoy panzona. Pero también estoy con la cabeza repartida en 25 lados.. queriendo ver amigos, armar el famoso bolso y que no le falte nada, practicar cómo se pone la quepina, conseguir los protectores mamarios, preparar vianditas para el freezer, ir a la pelu, depilarme, comprarme un bikini, ir a comer afuera con Pablo, disfrutar de la llegada de mi sobri del corazón Fede, hacer pan dulce, no descuidar las plantitas, contactar a la pediatra, ayudar a la chica que me va a reemplazar en la oficina, hacerle mimos extra a Rolfi y Kathy, terminar El arte de Amar, contarles en un post los pasajes que màs me conmovieron de este libro que intuía me gustaría y que llegó justo a tiempo, cerrar el año con moño en Eter, estar al día con mi Gmail y con los mensajes de Facebook, preparar la ropa para la clínica con mi mamá, hacerme todos los estudios, en algún momento descansar.........

Algunas cosas ya las fui haciendo, algunas quedarán pendientes.

Lo más importante es esta felicidad gigante que siento. Mezcla de alegría, expectativa (con bastante poco de miedo y ansiedad), y suspenso.

Quedan apenas días.

No tengo parámetros para saber cuánto puede llegar a cambiar la vida después.  Por eso seguramente estos intentos fallidos de meterlo todo a presión en mis 24 horas.

Perdonen que no ande por acá. Sepan que las pienso y siento TODOS los días.

Besos y abrazos,

La futura e hiperactiva mamá de Tomás.

viernes, noviembre 23

Tomás.

Anoche soñé contigo by Kevin Johansen on Grooveshark

Estás tan cerca. Te siento tan cerca. Estás en cada contracción, en cada patadita, cuando me voy a dormir, cuando me despierto a la mañana, cuando tu papá le da un beso a mi panza antes de irse, cada vez que un vestido no pasa o un pantalón no cierra, en mi hambre voraz de estos días, en la pantalla de un ecógrafo, en el moisés que Noe nos prestó y que pronto vas a ocupar, en tu cochecito nuevo (una máquina voladora!), en la cuna donde durmió tu primo Pedri, en las ropitas que vas a llenar con tus piernas, tu pancita, tus bracitos.

Estás.

Y estos días Tomás, todos alrededor no hacen más que llenarnos de cariño, de aliento, de ayuda y de ilusión. Pienso que soy muy feliz por el mundito que te toca. (Aunque EL mundo -el otro, el grande y redondo- a veces sea tan espeluznante).

¿Y sabés qué pienso también? Que ojalá puedas tomar pedacitos de todas esas personas de las que te hablo.

En particular estoy pensando en la nobleza, la inteligencia y la profunda bondad de tu papá. En el brillo y la risa a toda prueba de tu tía Dani. En ese don de la amistad y la genialidad de tu tía Coco. En la generosidad y voluntad de tu tío Martín. En la humildad y el gen de la música de Pedri. En la honestidad y ética de tu abuelo Eduardo. En la energía y tenacidad de tu abuela Susana. En el humor de tu abuela Nora. En la ternura sin límite de tu primo Milton, y esa polenta que irradia su mamá Wilma. En el saber vivir de tu abuelo Curt.  En el cariño sin fondo de tus tíos del corazón, nuestros amigos, que no sabés cuánto y cómo te esperan.

Vas a ser muy afortunado por tenerlos a todos ellos. Como lo soy yo ahora.

De mí espero que saques esta sensibilidad que ahora me hace lagrimear. A veces, te juro, te juega malas pasadas, y es como una mochila que alguien un día te dio y no sabés cómo dejar a un costado. Pero otras, como hoy, que te pienso, te espero y te deseo, es mi mayor tesoro.

Estás cerquita, estás acá adentro.

Te quiero.

Tu mamá.

jueves, octubre 14

madres.

Cuando supe que Yani iba a ser mamá me emocioné hasta llorar. Esa noche de jueves, mientras Pablo hablaba por celular y yo festejaba al lado, capté en un minuto la magia inexplicable de la maternidad. Digo inexplicable porque hay cosas donde la ciencia, a Dios gracias, se queda corta. Tanto lo habían querido, tanto lo habían buscado, tan felices estaban los futuros papás. Cuando, la noche de nuestra fiesta de casamiento, nos despedimos, fue también ese hecho amoroso que iba a ocurrir unos días después el que me hizo soltar las primeras lágrimas de emoción: cuando volviéramos de viaje, Matías iba a estar ya fuera de esa panza, la misma que nos acompañó en cada reunión de amigos, la que se bancó estoica una recorrida por Once en busca de los centros de mesa y los materiales para los frustrados souvenirs, la que bailó al ritmo del "perreo" de su mamá para celebrar nuestro amor. Unos días después, una persona nueva llegaba al mundo. Y yo, en otra parte del mundo, volvía a lagrimear.
Esto que relato es ni más ni menos que la historia de casi cualquier nacimiento. Y sin embargo, a mí me tocó de cerca por primera vez. Será que cuando nacieron mis sobrinos -seres que por sólo existir, modificaron absolutamente mi propio ser- era muy chica para comprender que los engranajes de la creación misma se habían puesto en juego para traerlos a nuestras vidas.
También Laura, mi analista, espera un bebé para dentro de seis meses. Y cuando ella se puso de perfil, para buscar en la agenda el horario de nuestro próximo encuentro, y vi esa pancita orgullosa, una sonrisa sin límites copó mi cara.
De a ratos, cuando le pierdo la paciencia a mi propia mamá, la miro, miro su panza y pienso que una vez yo cupe ahí adentro. Pienso que ella me amamantó, y entonces se borra todas las nimiedades que me puedan estar molestando.
Serán mis ganas. Será que ya encontré al más maravilloso padre que podría imaginar. O será que ya estoy lo bastante crecidita como para darle crédito a ese milagro. O quizá todo eso junto.
Pienso en la alegría y emoción de Agus en el subte cuando su hermano le dijo que iba a ser tía. Pienso en el abrazote que le di a mi sobrina cuando la vi sentada en primera fila de nuestra ceremonia, de vestidito blanco y azul, sonriente, expectante, radiante. Pienso en los hijos de Lucila -"mis asistentes", dijo ella-, cuando me entregaron desde el asiento de atrás del auto los dulces regalitos que me gané en un sorteo. Pienso en Ida, la señora que limpia en casa, rompiéndose el lomo para que a sus nenas no les falte nada. Pienso en mis cuñadas, ambas llamadas Daniela, dándole forma cada día al destino de sus hijos, sanos, inteligentes y hermosos. Pienso en Beatriz, que hubiera dado todo por tener ese hijo de mi papá. Pienso en Susana, mi queridísima suegra, que cada día se esmera en darnos sin condiciones todo lo que puede dar una mamá, y más. Y pienso en mi propia mami, que me conoce como nadie, que siempre tiene una palabra justa cuando la necesito y que rema y rema su día a día, a veces un poco complicado.
Por todo esto, como nunca el Día de la Madre -comercial? ta bien, un poco, puede ser- no se me presenta indiferente. A cada madre que me rodea, sepan que las admiro mucho.
Muy feliz día!