miércoles, diciembre 21

modo diciembre.

Voy a escribir sólo porque me siento extrañísima y no se me ocurre algo mejor.

Diciembre siempre es extraño. Antes algo de toda esa excitación me copaba. Ahora me produce cierta incomodidad. Como si todo se alejara- De hecho, cuando veo a alguien con cara apacible y normal, haciendo lo de siempre, siento que medio desentona. ¿Qué te pasa que leés el diario sin apuro y tomás café con leche con medialunas? ¿Pero no ves que ES DICIEMBREE??

Claro, es que venías de lo más bien con noviembre, sus noches tibias, el olor de los tilos, las cervecitas en la vereda, soñando las vacaciones y de repente zás. Es diciembre. A las vacaciones ya no hay que esperarlas, hay que organizarlas! Las rutinas empiezan a resquebrajarse, el calor aprieta, los días se alargan, el calendario apura.. un cierre atrás de otro. (Si sos madre hay algunos extra. Si tu hijo cumple en diciembre se te suma un bonus track). .. Quedás con todo el mundo en encontrarte a tomar algo y no das abasto, recordás que hay cuentas que pagar antes de irte; que las plantas van a necesitar agua; .. que todavía no te depilaste, que las uñas, ay, que los regalos y los bolsos para dos.. Tu cabeza ya está en otro lado, pero tu cuerpo está acá, comiendo cualquier cosa casi como por obligación, con un acelere que no se condice con el ritmo que el calor normalmente impone... está desvelado por los mosquitos a la noche -y huele a off- y los amaneceres precoces. El sssss del acondicionador de aire te golpea la cara donde entres, estornudás,te resfriás... estás blanca y ojerosa aunque ya haya estallado el verano.  Y lo peor: los mails y llamados entran con la frecuencia habitual (o intensificada), como si nadie se percatara de que vos en un punto ya te fuiste.

Si viajás por las fiestas y/o vacaciones lo que se abre ante vos (o al menos ante mí, está claro que hablo de mí), es un abismo insondable.  Más que una combi a la costa pareciera que estás por tomarte un cohete a la Luna. Y si sos como yo, que te cuesta despegar, siempre, y que los cambios te comocionan, que no te tomás vacaciones hace varios años, entrás en estado de alerta, te sugestionás. ...brrrr... grrr. dicoeimbre, diciembre, diciembre, a mil a mil a mil, repetís. Como loro.

Querés ser como el barrendero que va a barrer la vereda hasta que el sábado alas ocho de la noche se dé una ducha y vaya a comer lechón y pan dulce. Pero no, vos no podés, vos estás en puro estado diciembre.

¿Será por rebelarme al frenesí de esta época del año, que anoche - en vez e preparar bolsos,protector solar, baldecito y documentos- me pasé una hora viendo fotos de famosos con y sin photoshop (?) y hoy me colgué leyendo las profecías de Parravicini. (?!)?

...

pd: gracias, gracias, gracias por la onda en los comentarios del post anterior. Sí, ya no! Se terminó. Con la angustia e incertidumbre y el alivio que eso conlleva. Las abrazo, muchachada.



5 comentarios:

Alicia's Own dijo...

Ceci linda! Diciembre con calor, ya no más, por favor! :D Creo que esonesnlo que más agota, por eso fijate si el año que viene te podés dar el gustito de irte de viaje! Como haremos nosotros! No sabés el stress que te evitás!! Te mando un beso gigante para que pases unas fiestas geniales y con toda la tranquilidad del mundo! Besos y mis mejores deseos!

Feliz y Coqueta dijo...

Para mí también diciembre es ambiguo. Voy del amor al odio con el mes. Odio las corridas innecesarias: se acaba el año, no el mundo (bah, no sabemos); odio la furia de compras y cocina y limpieza de casa y fundamentalmente odio los quilombos familiares, que si no estallan están latentes, ahí, te mantienen alerta.
Recuerdo de chica la ilusión en esta época, empezaban las vacaciones, las fiestas eran sinónimo de encontrarse con primos y matarse de risa. Pero pasaban tan rápido. Y también había quilombetes familiares... o gente que se concentraba en "los que no están".
Uff! y ahora, yo también soy madre de diciembre (del 15) y los últimos días del jardín aportan. Todo este diciembre pasó con tanta cosa y tan rápido (un ya no laboral inclusive) que ni me dí cuenta.
Así que no sos la única...
Por ahora, tranqui, logré no enloquecer y que no gane el lado negativo, no llegué ahacer todo lo que quería pero otro año será.
Besos, que lo pases super bien y te seguimos leyendo!
Caro

ceci.a dijo...

Ay ! Qué capas hermosas son!!! Tal cual, Ali, loo que me rescató fue arrancar el 23... el año que viene arranco aún antes!!! Sí, el calor y los días laaargos agotan!

Caro, jejej, me hiciste sentir mucho menos sola, con el asunto del cumple el 15, el ya no laboral,el jardín del niño y etcéteras. Uds son como un club de mujeres copadas donde casi siempre llegan las palabras acertadas, y las experiencias similares!

Gracias por eso!
Lo digo mucho màs reposada después de unos días en Mar del Plata de descanso y playita.

:)

Mucha felicidad, todas las bendiciones para ustedes.
Toda la luz.
La alegrìa
y más!

Las quiero,

c.

Feliz y Coqueta dijo...

Qué liiiindo! algunos fines de año me fui a la costa y es genial cambiar de año en otro lugar, cerca del mar. Pero no siempre se puede.
Aguante la red de mujeres virtual! y el club de no estressarse para el cumple de los chicos. Ya van 4 años que vengo así y me lo agradezco, besitos para mi ego (como decía una minita de un trabajo que tuve)! y gracias a los que ayudan. Pero principalmente, gracias a mí, por no dejarme llevar por el "deber ser" del cumpleaños del niño de estas épocas.
Buen 2017 y gracias por los tan lindos deseos,
besos
Caro

Ana dijo...

Ceci!!!!
Qué lindo se ve sosloqueamas! Desde junio que no entraba a leer así que recién lo veo.
Diciembre es raro, es como si viniera el apocalipsis entonces todo el mundo quiere verte para despedir el año, reencontrarse, brindar.
Sería bueno hacer como Alice e irnos de viaje, buen tip.

besote!