viernes, octubre 28

coraje.

Y yo que quería ser más tetona, o tener el pecho más abierto, una sonrisa más amplia, los labios más carnosos, la carcajada más suelta y sonora.

Que quiero morder bien, y usé aparatos diez años para tener los dientes derechos.

Yo que siempre detesté mis dedos de los pies chuecos. Que admiro tanto a la gente que sabe bailar.

Yo que me reprocho no haber podido aún con Rayuela ni con Cien años de soledad.

Que hubiera preferido que mis viejos me contaran qué había sido la Dictadura.

Que me hubiera gustado que alguna vez mi papá o mi mamá me dijeran "mi chiquita". Que soñaba con una casa llena de gente.

Yo, que no fui alentada a expresarme corporalmente, (o sí hasta que mamá se fue de casa).

Que daría cualquier cosa por haber crecido con menos exigencia y menos prejuicios.. una relación menos complicada con la abundancia.

Yo, que hubiera dado cualquier cosa por que el bello mundo donde habitaba hasta mis 9 años no se esfumara cuando mis viejos se separaron.

Yo que quisiera ver mejor, no haberme depilado nunca las cejas, ni jamás haber renegado de mis rulos.

Que todavía hoy me pregunto para qué un día probé el puto pucho.

Que me pregunto cómo hubiera sido vivir en una de esas casas colectivas, con amigos de todos los colors.

Que me cuestiono haberme quedado tantos veranos trabajando en vez de haber viajado un poco más.

Yo que me desgarré de dolor y sufrimiento por mi primer novio.

Que no salí artesana.

Que no tengo abuelos hace mucho tiempo.

Que, sobre todo, no tengo registro de que alguien me mire con amor incondicional. Excepto mi abuela, que murió cuando tenía 11.

Yo, que hubiera querido crecer más libre, sin volver propias  tantas falsas responsabilidades y apuros;

Que me rodeé por tanto tiempo de personas que no, esmerándome por gustarles: tanto esfuerzo por encajar.

Que daría todo por transformar mis jeans ajustados en trapos bien cómodos y coloridos.

Que tomaría cursos de todo tipo.

Que me pregunto cómo darle a mi hijo el contacto con la Naturaleza con el que crecí: el olor de las flores, del pasto mojado, del pasto recién cortado, de la tela de la carpa, del rocío a la mañana. El viento en la sierra, la tormenta en la playa.

Yo que aun sabiendo de mi gran oído musical no le di más bola a la guitarra. Que no me puse a aprender a sacar fotos, Que escribo mucho menos de lo que debería, podría, querría.

Yo. Que de a momentos me pregunto si tuvo un sentido haber pasado tanto tiempo arreglando algo que a otras personas o no les llega o no se les rompe: el matrimonio.

Yo que todavía sostengo que quiero aprender a tejer y bailar tango.  Hacerme otro tatuaje, ponerme más aritos o piercings.

Que quiero estar menos presa de lo que piensan los demás. Olvidarme alguna vez de la ansiedad.

Que todavía no fui a conocer Traslasierra.

Que hace años no me tomo un descanso: que NO SÉ planificar mis descansos.

Yo, que no recibo regalos el Día de la Madre.

Que en el papá de Tmás a veces más que un compinche tengo un contrincante,.

Yo, que no tengo un grupo de amigas con el que reunirnos seguido a cagarnos de ria.

Que quiero un auto para moverme con Tomás.

Yo que quiero tener una bañadera y un sillón. Y más adelante una casa con patio y parra, cocina vidriada, un árbol de palta y un limonero.

Que quisiera estar menos presa del deseo y las necesidades de los demás. Romper el viejo vicio de anteponerlos a mis deseos y necesidades.

Que por momentos sucumbo a la sensación de atadura, cansancio, vejez para hacer  y ser todo lo que siento ganas de hacer y ser.



Yo, comprendo ahora que todo esto, no es lo que "no tengo"; es lo que deseo.

El camino del despertar es arduo. Ya no puedo ponerme a ver tele, ni leer revistas de chismes, ni tomar tragos, ni fumar, ni envidiar, ni stalkear, ni criticar, ni quejarme, ni alimentarme mal. No puedo de pronto descuidar el leguaje, dejar la meditación y el yoga, mi terapia, el camino del autoconocimiento y la transformación.

Tampoco puedo viajar en el tiempo a reparar lo que no fue, no tuve, no fui, no quise ser.

Hay un momento - un punto- de inflexión, en que el/la protagonista de la peli ya empezó la transformación.  Como el camino del héroe/ heroína de Joseph Campbell: "Cuando el héroe recibe la llamda de la aventura, ya no puede permanecer  en su mundo ordinario". No puede volver atrás: ya vio por dónde iba la cosa, pero las peripecias que hay que afrontar requieren de su coraje.

PD: Hoy después de mucho tiempo..... me digné por fin a ver qué era eso de Según Roxi Que seguro yo nada que ver, porque yo siempre soy TAN distinta. Ja. Estoy fasheada Qué voracidad me agarró al encontrar semejante programa. Y les digo qué, es todo tan pero tan perfecto, que en un día como hoy, después de días de sanar, me encontré con este capítulo que lo es TODO. Es exacto lo que que estamos hablando acá. Y termina con una frase de Galeano sobre el coraje: "Requiere más coraje la alegría que la pena. A la pena, al fin y al cabo, estamos acostumbrados".

15 comentarios:

Roxi Ameduri Marchettini dijo...

un abrazo fuerte Ceci!
que lindo transmitís y escribís.
Un beso grande grande y que esta soledad se transforme en el "sol" de la "edad"
te quiero!

Roxi Ameduri Marchettini dijo...

me olvidaba, tampoco pude con Rayuela ni Cien año de soledad, entre otras cosas...jajajaaaaaa

Ana dijo...

Lo voy a releer porque me quedé tildada en tus 9 años, que no sé si fueron como los míos pero es impresionante que coincidamos en esa cifra como punto de quiebre. El deseo es más que lo que no tuvimos, es el motor, es el horizonte. Sin deseo no hay amor, sin deseo no se puede nada!

Feliz y Coqueta dijo...

Yo tampoco pude con Rayuela, pero de nada sirve forzarnos a esas cosas. Creo que es para gente que tiene más jazz o más edad que yo cuando lo leí.
Y tampoco tengo un grupo de amigas, y no sabés cómo me gustaría. Tengo las de acá, las de allá, pero no tienen nada que ver entre sí... Fundemos grupo!!
Y creo que está bueno cómo lo ponés, muchas de las cosas que no hiciste o fuiste estás a tiempo todavía, sos re joven. Y lo que no, no se puede hacer "historia contrafáctica" como dice uno que yo conozco...
No es poca cosa saber lo que uno quiere... Y lo que depende de los demás (no regalo del día de la madre), un poco es una lástima por ellos...
Besos
Y qué extremista! semanas sin nada y de golpe tan lindos posts!
Caro

Teresa Jordan dijo...

Ame este post! Frase a frase volvìa hacia mi misma para sentirme reflejada o no y después te buscaba imaginariamente para compartir, para charlar, para dialogar. Cariños!

Feliz y Coqueta dijo...

Yo tambien! No tenes grupo de amigas para cagarte de risa pero si amigas virtuales!

Feliz y Coqueta dijo...

Yo tambien! No tenes grupo de amigas para cagarte de risa pero si amigas virtuales!

Ale B. dijo...

Wowwwwwww!!!! Varias cosas ayer vi Segun Roxi en el teatro muyy buena! Cuando quieras te enseño a tejer lo que se de crochet y en los desayunos nos reimos ♥ muaaaa

Lía Pichon Riviere {taller mAnUfActA} dijo...

Genial. Las penas también nos hacen más sabias. Se nota eso en vos. No tengo dudas de que estás en el camino correcto. No es el más fácil, pero es el mejor.
Pidamos coraje para la alegría, nos la merecemos.
Besos!

Irene dijo...

Qué lindo escribís, siempre!! Beso grande!!

ceci a. dijo...

Roxi, sos una tierna TAN tierna. Qué bueno que me aclares lo de los libros Ahora me siento mucho mejor!

Ana, gracias por leer y por tu comentario. Sí, a los 9 años fue el quiebre. El mundo perfecto al mundo con un montón de grietas y grises. El deseo de vivir y disfrutar no se me fue (casi) nunca.

Caro! Me encantó lo de historia contrafáctica! Es así! Si yo hubira sido/tenido todo eso, qué otras penas tendría? ("Nah, es que mis viejos fumaban porro delante mío y entonces creí sin límites") jajaj. Viste?! Estuve escribiendo desaforada! Pronto otro post. Gracias por comentar, por tus palabras, te abrazo. Pd. y sí, qué pandilla por acá! Mirá que todavía hay gente que lee blogs, y te comenta! Grosísimo.

Tere cuando vuelva a Jujuy te visito así charlamos en 3D. Gracias por ser siempre TAN cálida. Sos como un sol.

Ale! Qué bueno Hallazgo tardío el mío pero genial! Quiero aprender a tejer, el tema es cuándo voy a tejer! Gracias!!! Sos una copada de la vida.

Lía: Coraje para la alegría. Así. Eso. Estos días lo estuve praticando. tratando de no interrumpir con pensamientos negativos momentos hermosos. Ni con actitudes de modestia momentos de elogios... así, dejando ser. Te mado un abrazote.

Ire, gracias por leer y dejar tu comentario!!! Qué generosa.





Automne dijo...

Yo pude con Cien años de soledad, obligada y a la fuerza en la secundaria, bajo presion de la calificacion (y de mis queridos padres). Empecé con Rayuela version virtual pero en algun punto me empieza a doler la vista y lo termino largando.
yo tambien hace años que no tengo a mis abuelos, los extraño horrores y la unica mirada de amor incondicional que senti fue la de mi abuela.
yo también viaje poco (nada) y creci limitada. y ahora pago las consecuencias de eso, y de haber sido "demasiado madura para mi edad"...
y podria escribirte muchas mas.
hay que hacerse cargo del deseo!
vos nos preguntas a los que te comentamos "¿qué amás?". hoy podriamos agregar ¿qué deseas?
besotes!

ceci a. dijo...

QUé genia Automne! Porque identificás lo del deseo, algo que para mí no era tan evidente! Vamos por todo! Gracias, hermosa! (OJo viajé bastante, pero muuucho menos de lo que hubiera querido/podido) Un abrazo gigante, y gracias por leer.

Anónimo dijo...

Tremendo post. Mi admiración más absoluta. Hace mil que no pasaba por acá beso enorme . Carol

ceci a. dijo...

Carol!!! Hola!!! VOlviste! Y sí, en tiempos de redes, los blogs requieren otro tiempo Te RE etiendo Gracias por estar. Admiración, no sé por qué, pero se agradece!