martes, octubre 25

abrazada o sola.



Tengo abierto el form para escribir una nueva entrada desde temprano, las ganas de escribir hace días, el silencio hace ya semanas. Siento que tengo tanto para decir, que a la vez no sé por dónde empezar.
No viajé a ningún lado, no sucedió nada inesperado ni hice nada estrafalario, Quizá por eso mismo- pienso ahora- es que pasó tanto dentro. Lo supe recién, caminando bajo la llovizna de Colegiales de vuelta a casa: hoy puedo elegir si duermo abrazada o sola.

Hoy no agradezco tener quien me abrace. Agradezco poder elegir.

Mi relación conmigo misma sanó tanto, mejoró a tal punto, que la soledad ya no me asusta. De hecho ya no creo en la soledad: ¡si siempre me tengo a mí misma!

Es más, cuando tengo un rato a solas me agarra voracidad: Trabajo? Escribo? Leo?  Escucho música? Veo una peli?

Un viernes por la noche el plan perfecto puede ser ir a yoga kundalini que me vuela la capocha, volver, darme una ducha caliente, comprar una bandejita de sushi o hacerme un salteado de quinoa con vinito tinto, elegir un documental en Netflix mientras como chocolate amargo... perfecto.

Primero hubo que mandar un poco de fruta, hacer la que pintara, bardear; padecer las consecuencias;... adherirme como ventosa a mis amigas; después liquidar las falsas compañías como el pucho y los tragos; después soltar la dependencia de otras personas; después vérmelas conmigo.. .retorcerme a veces de la incomodidad; después recuperar la lectura; aprender a meditar; después reconocer que no hay nada malo en el silencio; bancarme el ruido interno; disfrutar del silencio externo; después dejar el vicio de las redes (dejé Instagram, por ejemplo) después apreciar mi propio silencio; volver a yoga; dar un gran salto de confianza de la mano del telar; dejar cada cosa que me hacía mal ... abrazar con aceptación las que todavía no puedo dejar atrás.

Desde este lugar donde logré al fin pararme, el encuentro con otra persona es desde las más absolutas ganas. Y no hablo sólo de mi compañero Martín, hablo incluso de mi hijo Tomás

Claro que registro su ausencia cuando está con su papá, y a veces se vuelve pinchazo, y empiezo a dar vueltas como un trompo hasta que comprendo que me falta él. CLARO: yo me quise separar de su papá, no de él, varios días a la semana. Pero lo acepto. Y aunque él, cuando me ve en la puerta del jardín me hable como continuando una conversación que dejamos hace tres minutos, yo sé que pasaron casi dos días. Para afuera le sigo la corriente; para adentro me estremezco. Paz y fiesta. Magia y gratitud.

Escribo y suena "Vuelve que me falta el aire si no estás": Me encantan los románticos de la 100. Pero muchas letras califican para esa página de Facebook que se llama "Amar como el orto". Nos hablaron de la media naranja. Nos hablaron de la independencia. Nos hablaron de la autosuficiencia. Esa dicotomía nos dejó paradas en el medio de la incomprensión.

Ahora sé que somos interdependientes.

Si una noche en casa no respira nadie más que yo, puedo dormir tranquila porque me sé amada. Por ellos y por mí.

10 comentarios:

Mariana Avalos dijo...

Estás a punto caramelo, digamos! Toda una celebración de la vida. Brindo por vos y lo que lograste!

Pitu dijo...

Ay ceci! Nunca mejor me podria haber venido esto...hace 3 meses que "elegi" estar sola. Estoy dejando el estadio de bardear y mandar fruta, je! Y dandome cuenta que ahora estoy solita yo con mi alma...que dificil, una pelea constante entre miedos y alegria. Libertad y encierro en mi misma. Te leo y me da ese nose que de que todo va a estar bien. Yo no tengo hijos pero volvi a la casa de mi vieja y a veces siento que no me voy a poder ir facil de aca un poco monetariamente hablando y un poco por ese miedo al silencion total. Sos genia, siempre escribiendo tan claro, tan cerca!
Que paso con los cuentos?

María Rodríguez dijo...

Cuánto camino a recorrer para entender y llevarse bien con la soledad, que no es más que entenserse y llevarse bien con una misma. Yo recién lo estoy tratando de empezar.
Saludos desde Canarias.

Anónimo dijo...

"Si una noche en casa no respira nadie más que yo, puedo dormir tranquila porque me sé amada. Por ellos y por mí. " que GRAN verdad!
me encanta leerte y entenderte y en muchos puntos identificarme.
Sos Grosa.
Cecilia

Ale B. dijo...

Y por mi también! Porque te quiero mucho y más desde que tuvimos ese desayuno hermoso...escribo y de fondo suenan los románticos de la 100...estoy orgullosa de vos ♥ bezaso!!!!

Ale B. dijo...

Y por mi también! Porque te quiero mucho y más desde que tuvimos ese desayuno hermoso...escribo y de fondo suenan los románticos de la 100...estoy orgullosa de vos ♥ bezaso!!!!

seelvana dijo...

Holi, esta entradita me viene un poco bien hoy.

Teresa Jordan dijo...

Tomar conciencia de que podemos elegir... todo un aprendizaje...todo un proceso...
Después de una semana a full, hoy avise que no estaba para una reunión x la mañana, decidimos que era buen dìa para faltar al cole y quedarnos los tres haciendo fiaca, mimandonos, estando en casa, desayunando tarde.
Cariños y gracias por todo lo que compartìs!

Andrea Corzo dijo...

Hermoso!!!Ando queriendome encontrar por algún camino me perdí,estoy buscando mi eje.Mil gracias

ceci a. dijo...

Marian, qué generosa sos, gracias hermosa.

Pitu, sí, justo hoy hablaba de eso con una amiga, y después con mi papá que se está por jubilar: vaciar para poder llenar. Cuesta, pero no hay otra. Es como el ropero lleno de ropa que no nos entra o pasó de moda. Para qué la queremos? Ojalá te vaya muy bien en este camino que estás eligiendo! Gracias por leer.

Ay Ale, sos un sol total. Esta semana nos vemos y te abrazo!

Seel, capa, me re alegro! Gracias por decírmelo!

Tere, qué genia, Aplausos. A plau sos. Hay cosas que pueden esperar. Otras que no. Yo estoy intentando hacerlo carne eso. Genia.

Andre, mirá para adentro. Metete adentro. Aunque te joda lo que ves. No hay otra. Por ahí va. Yo creo que meditar ayuda MUCHO. Gracias por tu hermoso comentario!