miércoles, noviembre 30

una cuestiòn de (ciber) imagen.

Hola a todos! Espero que empiecen muy bien su jueves y que se ponga aun mejor! Yo voy a estar casi todo el dìa en una evaluación que se hace anualmente en la oficina, asì que unplugged total por al menos 9 horas. Por eso adelanto algo que querìa compartir con ustedes. Es una nota que escribì hace un tiempo y que seguramente màs de una habrà leìdo en su versiòn impresa. Es ésta que podès leer aquì mismito.
A mí -y espero a ustedes tambièn- me sirviò para comprender cómo el espacio virtual, èste que compartimos a diario, màs las redes sociales en las que nos involucramos,a ves por diversiòn, otras por trabajo, se convirtiò en espacio pùblico. Sì, como dice la nota, hoy somos en buena medida lo que google dice que somos. Hasta Kathy lo sabe, y por eso supervisa cada cosa que subo al ciberespacio!


Ademàs, esta nota fue muy especial, porque varias lectoras de sosloqueamàs dieron su valiente testimonio. Entre ellas, Geo, que cuida muy bien sus Cosas Hermosas. Pero bueno, descùbranla por ustedes mismas.
¡Que la disfruten y no piensen como alguien que se hace llamar Sienna Miller, que es "la bolunota reloaded" JAjjaja, me dio tanta risa la forma en que lo dijo que ni siquiera me molestó. (Pará: o serà que Sienna lee mis notas?? Nahhh me muero acà mismo! Jajjaja)
¡Hsta mañana bloggers, que más rápido que un rayo llega el fin de semanaa!

martes, noviembre 29

un tal Limo.

"¿Limo?" pensé cuando vi la solicitud de amistad en Facebook. "A ver..." Un amigo en común: Valeria D. "¡Vale!" Y sí, claro, si Vale es eso, una amiga que hace poco, entre divertida y entusiasmada, me había contado de un mini emprendimiento con su mamá, una ilusión que estaban tejiendo con mil colores que por un rato la distraía de los números monocromáticos de su profesión como economista: el tal Limo.
Un par de manos habilidosas, una coqueta tiempo completo y todo ese amor madre- hija de por medio no podían más que crear un gran proyecto, ¿no?


"Una madre muy habilidosa", ratifica Vale. "Pero que no se anima a ofrecer las maravillas que hace y una hija que ….. se animó". Gran intro. Y aclara: "Todo lo que hace Limo es artesanal, porque Bibi (a.k.a. su mamá) lo crea con sus manos".

Ahá. Empezaron con aros y collares y la idea es ir innvovando en accesorios y decoración, todo tejido con una aguja y mucha imaginación.


Y saben qué es lo mejor, amigas bloggers? Que si se animan a diseñar su propio modelo, Limo se los concreta! Para TodoModa que lo mira por tevé.


Buscá tu fabuloso par de Limos ACÁ
Arriba los corazones coquetos y.... gran miércoles!!!

luz.

Hola! Feliz martes! -como nos decimos por acá en la ofi. La verdad no viví los días más luminosos, y no da que les cuente mucho el trasfondo. Pero lo impresionante es cómo aparecen rayitos de sol que te tocan con su luz y calor. El miércoles, por ejemplo.
Llevaba como dos horas sentada en el balcón, y un poco apenada vi cómo la rúcula que había rescatado de la Huerta de Juanito había finalmente llegado a la etapa final de su agonía. "Ya está, la tiro", pensé. Con culpa encima, porque el problema fue que hace poco la quise enterrar mejor y creo que le dañé la raíz. Me llevé los restos mortales al tacho de basura, y me prometí prontito sembrar algo en esa maceta.
Media hora después suena el portero eléctrico. Era el mensajero de Pensé en Vos, una sitio online de compras donde encargué el que creía -y creo no me quivoqué- el regalo perfecto para el nuevo hogar de Anita: una guirnalda de luces de colores, con forma de paragüitas.´Éstas, báh:


Cuestión que cuando abro el paquete, que además venía con una botella de oliva para reponer en casa, me encuentro con la siguiente sorpresa.



Ustedes se preguntarán qué es

Y yo les contesto

Esas cosas pasan. Donde parece que ya no queda nada por hacer, alguien sorprensivamente puede cambiarte el panorama. Siempre hay algo, una vuelta, un rebusque, un rayito de sol. Después de regar esas diminutas semillas todos los días, mañana y tarde, ahora tengo brotes de rúcula -para nosotros y para compartir- pero sobre todo la sensación de que cuando movés la rueda, cuando seguís sembrando, apostando a que algo va a germinar.. cuando mirás para adelante, el tiempo te recompensa. A eso le llamo esperanza, y es parte de mi forma de ser. Así soy. (Y acá se dan cuenta de que ya no estoy hablando sólo de la rúcula). Esperanza en su mejor sentido. No esa cosa de optimismo hueco, de Dios proveerá, de los astros alineados... una apuesta a que si deseás mucho algo, entonces es posible.


Ah? Saben qué hice después de sembrar las semillas? Fui a buscar a la difunta al tacho de basura y la puse en el compostaje. Porque así reseca como estaba, esa rùcula tenía una segunda oportunidad como abono para otra plantita.
Ojalá tengas una hermosa semana!

jueves, noviembre 24

rosso cuore ice tea.

Así decidí bautizar a este trago sin alcohol que inventé. Cada año me vuelvo a olvidar de lo que es el calor, el CALORRRR con mayúsculas y varias erres de Buenos Aires. Y como tenía que estudiar y no quería transpirar con el mate se me ocurrió esta bebida refrescante y suave. Para acompañar un almuerzo, una tarde entre libros, o para esperar la hora de la comida una nochecita cálida...


Tenete a mano:



Con eso preparás un té.



Cuando ya está frio, lo metés en una batidora, con hielo, azúcar y arándanos. (Para que quede más cristalino, podés usar jugo de arándanos, aunque siempre es preferible la fruta entera!)




Ahora cazás una naranja -con cuchillo y tenedor como el Monoliso- la cortás en rodajas finas y metés todas junto con el preparado anterior en una jarra. La apariencia no es grandiosa por ahora.. pero es que le falta una buena revolvida y un buen rato en la heladera.


Después, del frío, sí a servir! Unos buenos hielos, una rodaja de naranja a cada vaso y unas hojas de menta fresca para terminar. "Tiene gusto a vacaciones", dijo Pablo cuando lo probó. Para acompañarnos, la inigualable Rita. ¡Dale PLAY!


Y ustedes con qué se refrescan los días caldos como hoy?

this is Anita.

Te convida té inglés en un filtro de metal con forma de corazón y todavía se queda reguntándose cómo es que no le agregás leche. Ahí mismo en la cocina, tiene un cartelito con fileteados, que dice "¿Quién me quita lo bailado?" y sé que cada día se hace esa misma pregunta y encunetra la misma respuesta. Tira frases brillantes que estoy segura miden 140 caracteres, tal su poder de síntesis y su afición al Twitter. Te puede decir, por ejemplo, como al pasar en los diez segundos que dura un viaje en ascensor: "Ah, sí la objetividad en mi vida se acomodó maravillosamente". Y vos deducís entonces que la tambalea es su subjetividad.
En su nuevo hogar, que las chicas Chaucha deberían visitar con urgencia. suena John Mayer, y hay un aromatizador de wheat grass. Hay macetas de colores, un sol despampanante que lo inunda todo, flores por todas partes, toques violetas, rojos, turquesas y verdes. Hay muchos libros que ya leyó. Un espejo de pie donde se prueba alguno de sus diez vestiditos de Pesqueira. Anita es rePesqueira. Así, una mezcla de color, de ositos, de volados y coquetería. Cuando compartíamos redacción descubrimos que coincidíamos en unas cuantas impresiones sobre el mundo; que una escapada en medio de un cierre infinito para tomarnos un frapuchino en Starbucks podía salvar la noche y que podíamos perfectamente morir por sobredosis de "Coqui light".


Ana llega envuelta en el Chérie de Dior, o en el Jádore, con vestidos que ya no usa y te los regala. Te recomienda y presta libros que puede pasar meses sin exigir que le devuelvas. Como buena leonina tiene un encanto especial, eso también lo he corroborado, con el sexo masculino. UNos cuantos ejemplares quedan tan embelezados al conocerla que la invitan a salir. Ella tiene para cada uno un elegante No, gracias.



Tiene un tono de voz bajo, unos ojos azules enormes, y una sonrisa anchísima. Tiene la edad de mi hermana más chica, pero eso es un dato de la objetividad, como diría ella. POrque posta, no conozco mina de su edad tan bien plantada sobre sus zapatos.
Ella hoy no se siente sobre suelo firme, por un motivo bien concreto. Por eso, por ejemplo, puede tener un acceso de llanto mientras camina por el Rosedal.


Pero saben qué? Vengo de la chauchedad de su casa, de cotorrear hasta entrada la madrugada, de oírla decirlo todo, aunque duela, de tomarme ese té en hebras, de escuchar a John Mayer, de asolearme un ratito en su balcón con un libro nuevo y una remera que me prestó llena de pajaritos de colores, y pienso: Ana, yo sé que es un momento difícil, pero si pudieras verte con mis ojos, verías que vas muy bien.
Por las dudas que no se desprenda de todo lo anterior: sos hermosa Anita, y te quiero mucho.

miércoles, noviembre 23

mierrrrr coles.

Hoy es otro dìa de miércoles, y no voy a abundar en detalles. Sólo les dejo el link a esta nota, la última que publiqué este año y que Brando subió a su web. Recolecta la info del viaje a Brasil de agosto, (Se acuerdan?), los recuerdos de mi mamá sobre el café en su infancia, y aportes de expertos como Nicolás Artusi. ¡Con decirles que los comentarios de los lectores fueron lo único que me hizo sonreír en lo que va del día!

Mi mama siempre dijo que el olorcito del café era uno de los más característicos y felices de su infancia, y yo que la veía cebarse un mate detrás de otro mientras mi papá se preparaba un Dolca apenas dulce nunca entendía bien por qué. Ahora lo sé: en los 60 Buenos Aires era una ciudad apasionada por esta bebida, aunque fuera más costosa que otras infusiones y aunque tomarla implicara todo un ritual...

{seguí leyendo acá}

Que disfruten la nota! Ah y que tengan un mejor miércoles que el mío =)

martes, noviembre 22

1/2 tatuaje.

22 es mi número preferido. El 22 del 11 de cada año es Santa Cecilia, día en que por lo general me despierta un mensaje o llamado de mi viejo aka el madrugón que no entiende que no todos tenemos los horarios de Tribunales. (Hoy, por el contrario, me despertó el mensajito de mi mamá. Y menos mal, porque había apagado los dos despertadores para seguir durmiendo).
La noche anterior al 22 del 11 pero de 2005, estaba estudiando muerta de calor en mi monoambiente y descubrí qué quería tatuarme. Lo sentí. Yo no quería tatuarme: quería llevar sobre la piel algo que tuviera que ver conmigo siempre. No tuve dudas: era la música. Así que el día de mi Santa, la patrona de la música, y de mi ciudad Mar del Plata, después de la facu me tomé un bondi hasta la galería Recamier o una de esas y le pedí a una chica que me dibujara un kanji japónés que copié de Internet. Por 45 pesos me hizo un coso chiquito que en ese momento me parecía una barbaridad.. una verdadera osadía. Después me volví muy contenta caminando por Cabildo hasta mi casa.
Eran otras épocas, Internet era más limitada y yo indagué en un libro japonés online. Por eso no sabía- y no supe durante 6 años, porque me acabo de enterar mientras armaba este post- que está incompleto. Había una primera parte.



Qué dicen, me la tatúo?

lunes, noviembre 21

es tilo tilo.

- Ahhhhh.... Sentís?
- Qué?
- El olor de los tilos.

El diálogo se repite cada año. Mi interlocutor es quien tenga al lado que casi siempre, y desde hace ya un tiempo, es mi Pablo. Este año se hicieron esperar un poquito más de la cuenta. Hasta que una tarde, hace unos diez días, me agarraron desprevenida pedaleando de regreso a casa por el barrio de Colegiales. Los tilos siempre están, pero hacen gala de su presencia por esta época. Y a mí me dan ganas de decirles ¿Se dan cuenta de lo hermosos que son? ¿Se dan cuenta de que su sólo perfume me pone de buen humor? Tienen olor a infancia ustedes. A Navidades en el barrio de Parque Luro, donde sus colegas marplatenses florecen un mes después. Tienen olor a que terminan las clases. A que hay que ir escribiendo la listita para Papá Noel. Tienen ese olor que el 24 y el 31 a la noche se mezcla con pólvora. Tienen olor al barrio de mi mamá, donde una vez, hace como 20 años, se cortó la luz, y con mi hermana y una amiguita nos fuimos hasta la YPF a comprar helados a medianoche. Y lo hicimos sin miedo, porque creo que desde siempre tuve esa sensación: si voy envuelta en su perfume nada malo me puede pasar.


Huelen a Caballito, donde a su sombra preparaba los últimos parciales del CBC, al Parque Centenario, donde con un amigo nos sentábamos a repasar Historia General I.. a mi balcón en la esquina de Huergo y Chenaut, donde me quedaba hasta medianoche escuchando música.. a mi amada cuadra, justo a tiempo para cuando se apagan los azahares.
Así es la cosa, amigos tilos. Cuando ustedes florecen la vida es más linda. Y por eso quiero darles las infinitas gracias.

[Acá es donde me pregunto: a los lectores de sosloqueamás -que más bien son lectoras, pero tampoco discriminemos- les pasará lo mismo o es que soy una sacada del tilo?]
Feliz lunes a todos y todas!

jueves, noviembre 17

9 señoritos ingleses.

¿Cuántas habremos empezado a meter las manos en la masa con la receta de scones Ketty de Pirolo en "Chicos a cocinar, es fácil y divertido"? ¿A quién no le vienen bien unos sconcitos todavía tibios con queso crema y dulce de frambuesa o con lemon curd?
Llevan ingredientes muy simples, poco amasado, y a simple vista parecen zonzos, pero lograr que salgan con la textura justa, ni masacote ni aireados, y -sobre todo- que sean altos (sin que sepan a polvo Royal) al menos a mí me llevó años de experimentación. Posta. Años de prueba y error con el amasado, la temperatura del horno, la harina leudante o el polvo ídem, etc.
La clave la encontré combinando una receta de la genia de Blanca Cotta (de paso les sugiero visitar este glorioso blog) con una de Cusi, alma mater de Cusic, un restorán muy pipi cucú cerca de casa que seguramente algunos conozcan.
(Éste de acá es el blog que escribía ella).
La cosa es así:
Hacés la mezcla con 2 cdas. de azúcar blanco, 225 de harina leudante (si la podés tamizar, mejor) y 50 g. de manteca fría. Fijate que tus manos también estén frías. Blanca recomienda pasarse unos hielos o algo así. Porque lo que tenemos que evitar es que se pegotee todo. Necesitamos que nos queda como arena, sin pelotitas de manteca a la vista.
Después sí, ponele huevo (1) y 7 cdas de leche.
Entonces te queda un bollo que estirás casi sin amasar sobre la mesada enharinada hasta que quede de 2 cm de alto. Dos centímetros es esto:
-

-
(O sea que queda una masa gruesa). Ahí cortás con cortapasta, o un vasito de licor enharinado o lo que tengas de 4/ 5 cm de diámetro. Y aquí otro secretín de Blanca: antes de colocarlos en placa enmantecada enharinada, los hacés rodar por el canto sobre la mesada con apenitas de harina. Entonces, los muchcachos se angostan pero crecen hacia arriba, poniéndose estirados como buenos british gentlemen que son.
Ya en la placa, pintalos con huevo batido (bien pintaditos) y llevalos al horno medio por nada más que 12 minutos -por estas épocas tampoco toleraríamos mucho más.
Al sacarlos te quedan así! (O quizás mejor!)



Para quien quiera untarles lemon curd, (altamente recomendable) Aquí dejo una receta donde está muy bien explicado!
Espero que hayan disfrutado esta tercera entrega de la receta de los viernes.
Me despido con la música de estos ooootros caballeros de la Gran Bretaña:


Y ..........buen fin de semana!!!

Pd: Se quedaron con ganas de saber del encuentro con Juli? A ja já! Prontooooo!
Anoche terminé de trabajar a las 12 de la noche pero igual pudimos festejar con sushi y vino la confirmación.
Y hoy pude meter las dos docenas de medialunas junto con la compu en el canasto de la bici.
Gracias por sus buenas vibras. Me hacen muy bien!!!
Sólo les dejo esta foto. Es Kathy y el ojo detrás de la cámara, el de Pablo.


A quien no se derritió despuués de verla le cuento que mañana -con la receta del viernes- seguramente les cuente mis impresiones de Juli, a quien voy a tener la suerte de conocer esta tarde en este lugar recomendado por Vero. Qué grande la comunidad blogger.

miércoles, noviembre 16

fireworks!!!

Chicas y Muchachos:

Cecilia A. hay superado sus tres meses de prueba con un muy buen desempeño y está confirmada en su puesto

Un abrazo,
--
Hernán

Gracias por sus buenas vibras de ayer!!!
Y ... fuegos aritficiales para celebrar la noticia!

martes, noviembre 15

la confirmación.

Así se le llama acá. No es una instancia más, como en otras oficinas. En Greenpeace todos se toman muy en serio el día en que cumplís los tres meses en la organización. Las famosas 12 semans de prueba que en otros lugares no son más que un anécdota del contrato. Y yo estoy tan sugestionada con el asunto que entre ayer y hoy me tuve que meter la comida de prepo, porque no me pasa nada. Chequeé Grupo Venus.com y hasta las predicciones 2011 de Horangel!!!
Es que se lo toman muy en serio. Hasta hay una instancia de autoevaluación por escrito, que completás el día 89, en la que vos contás cómo te sentís con tu equipo y el resto de las áreas, qué mejorarías de tu puesto, cuáles son los objetivos, si creés que necesitás capacitación, etcéteras. tan en serio que después te reunís con tus superiores para hacer una evaluación conjunta. Y tan pero tan en serio que toda la oficina ya esta calentando el agua para el mate que se van a tomar con las docenas de facturas obligadas que tenés que traer una vez que ella, la dichosa confirmación, ocurra.
Así que acá estoy, como dirían los Enanitos Verdes, parada sobre la muralla que divide todo lo que fue de lo que será.
Mi compañero, el mismo que el otro día oía Here Comes The Sun, ahora puso este temón, que yo vengo escuchando muuucho en casa.
Se los dejo porque para mí es un hermoso descubrimiento tardío y porque ¿qué puede ser esta confirmación que espero si no otro de los tantos pactos que hacemos para vivir?



¡Después les cuento cómo fue! Mientras voy a recorrer sus blogs que ayer no tuve mucho tiempo. ¡Hasta el próximo post!

viernes, noviembre 11

5 sentidos, 1 post.

Hola!!! Buen lunes everybody! Qué tal el fin de semana? Por acá hubo Delta, comida con amigos y club ... y muuuuchas horas de sueño que igual no alcanzaron a reponer mi pozo acumulado de cansancio.
Les quería contar que Mechi me pasó la posta del desafío de los 5 sentidos!!! Y soy feliz... laralás de Vero Mariani porque puedo postear este intercambio fabulósico de 5 sentidos y asociación libre. Una maravilla que disfruté mucho de hacer. Acá va la mía!

OLFATO
- Los tilos florecidos. Me recuerdan a las Navidades de la infancia. Me embriagan, me ponen de buen humor.
- El Kenzo Power en el cuello de Pablo.
- La tierra y el asfalto mojados después de la lluvia.
- El Cif
- El aroma del ajo en el sartén..
y ay.. puedo uno más?? La leña encendida.. que es el olor que hay en todo Colonia.


VISTA
- Kathy mirándome cuando abro los ojos a la mañana
- Pablo riéndose (si tiene puesta su camisa azul, mejor!)
- Todo lo que veo desde mi balcón: la vía del tren, los naranjos, las paredes pintadas por artistas callejeros.
- Este video.


- Las sonrisas de mis sobrinos.

AUDICIÓN
- Este tema de Bob Dylan y este otro.
- Este tema remixado de Nina Simone.
- Los pajaritos en el jardín de la Dante.
- La respiración de Pablo cuando duerme
- El "¡Hola tía! de mi sobrina.


TACTO
- Las sábanas blancas recién lavadas
- Mi vestido de seda
- Los brazos de Pablo rodeándome cuando me despierto,
- Mis medias negras finas con mis piernas adentro
- El pechito suavecito de Kathy.


GUSTO
- Los corazones de alcauciles que comí en Positano. No me los voy a olvidar en mi vida.
- Nueces, almendras y castañas de cajú.
- Salmón ahumado
- Helado de maracujá y chocolate amargo de Volta
- Un buen vino tinto

Le paso la posta a Geo! Mientras tanto, pueden ir a chusmear las respuestas de Bubulina!!!

Hasta mañana!

es viernes, y hay receta!

Marina no tiene blog (y no sé si quiera si sabe de la existencia de éste) pero tiene una familia hermosa. A sus pequeñas, una de las cosas que más les gustan es el yogur casero que prepara mamá, cuya receta heredó de su abuela. Porque admitámoslo: si queremos que sea comible -cremoso, poco ácido- y mínimamente atractivo a la vista, el yogur tiene sus vueltas. (No es eso que nos contaron de leche caliente, un potecito de yogur, tapalo con unan frazada y a la mañana tenés yogur!!!)
Así fue que con mucha generosidad, y con el asunto "Yogurísimo, mi receta de ecónoma ama de casa ahorradora" Marina me envió por mail este paso a paso que yo voy a volcar acá, con el agregado de mis fotos. Da buenísimos resultados, rinde una bocha, y es rico! (Pablo el otro día venció la aprehensión que le causaba y se bajó un frasco solo!!!)

Primero que nada, los frasquitos con sus tapas. Juntá 6 o 7, lavalos muy bien, esterilizalos, etc. Y dejalos a mano.


Después, la leche. Podés usar entera o descremada.... con cualquiera de las dos sale bien. Un litro a la cacerola y hornalla.

Cuando rompe el hervor, y antes de que desborde la olla, y se ve más o menos así, apagás el fuego.


Entonces viene el secretín de Marina, que ahor ava a dejar de ser un secretín. Y es agregarle 4 o 5 cucharadas de leche en polvo. "Te cambia el panorama de la textura y la acidez, vas a ver", me dijo ella. Yo le creí y era posta.
Dejás descansar unos instantes y después, le metés a nuestras amigas el azúcar (yo le mecho algún sobrecito de edulcorante) y una cucharada de esencia de vainilla.


Ahora sí, dejás que la leche se entibie. En ese entre tanto, podés... tomarte un mate, leerte el diario, jugar con tu mascota:





Después, ponele todo el yogur de un golpe. Con un batidor o una cuchara grande, algo por el estilo, deshacé los grumitos de yogur, pero sin batir. Dice Marina: Mi receta es más occidental, pero existe una tradición oriental que sostiene que el yogur tiene vida, tiene chi, qi, o como se lo llame. En criollo, tiene el cultivo de microorganismos que hace de la leche un yogur. La cosa es que si lo mezclás demasiado, le quitás la "vida" a ese alimento. Y algo de cierto debe haber.



Fraccioná la mezcla anterior y asegurate de que a cada frasquito le toque un poco de yogur, si es que no se disolvió del todo.


Y acá viene la parte menos glamorosa del asunto. Porque si no tenés -como yo- una conservadora, tenés que recurrir a la olla tapada con frazadas (¡Como hacía la abuela de Marina!).


Cada par de horas, revisale el agua y echale más caliente. Tomará unas 6 o 7. (Son medio haraganes los lactobacilus no sé cuánto...) Cuanto más cultivo, más cremoso. Después, a la heladera.. y en unas horas .. listo el pollo! (Digo, el yogur!)


Yo le meto frutas, miel y granola, pero lo podés mezclar con jugos de frutas para hacer smoothies (recomiendo los de Maira acá) o comerlo así como viene!
Lo que sí te pido plis es que si la hacés, después cuentes por acá cómo te fue! Gracias Marina por tu generosidad! Besos enormes muchachada! Y disfruten el fin de semana: Recordá que en el mundo.... en el mundo no hay nadie como vos!

jueves, noviembre 10

y aquí llega el sol.

No sé cómo empezar. Llegué y encontré un mail de Pablo que me hizo llorar. Dos líneas, ese poder de síntesis, tanto amor condensado, me dejo helada. Me llamó su pupusina, su cronopia, su hada de rulos rubios, su mujer.
Y después abrí el blog y me encontré con sus mensajes, que siento que voy a leer muchas pero muchas veces. Por tan sinceros, cálidos, llenos de amor. Renata...Mari, Georgi, Vanis... Bubulina.. Almita de Valija.. Geo, Fer, Cloh, Julli (Vamos a tomar un café con Prima Humbertaaaaa!), Danila, la otra Dani, Eli, Iv, Lu... Son varias de ustedes las que ya no tienen a sus mamis. (Mari vos sabés que me emocioné mucho con tu post del Día de la Madre). Muchas de ustedes incluso son hoy mamis, y yo veo en sus blogs el amor con que cimientan la relación con sus pequeñitos.
Disculpen, no tengo muchas palabras. Me sentí un poco desnuda ayer después de escribir ese post, pero la respuesta comprensiva de ustedes hizo no sólo que no me arrepintiera, sino que ayer mismo se estableciera un quiebre. Después de escribirlo, y de compartirlo, sentí que marcaba una línea entre un antes y un después entre mi mamá y yo. A la hora que me tenía que llamar empecé a agitarme, me puse nerviosa. Y cuando finalmente lo hizo, y oí su voz, y charlamos con la misma complicidad y humor de siempre... me di cuenta de que mi mamá era efectivamente la de siempre, pero la que acababa de cambiar era yo.
Creo que lo necesitaba.
Gracias chicas. Qué lindo que [sosloqueamás] pueda convertirse momentáneamente en un espacio donde desempolven recuerdos, los compartan, reflexionen.. y todo conmigo! Me siento muy, pero muy afortunada.
Justo acá, mientras escribía esto, alguien puso Here comes the Sun, pero como ustedes no la pueden escuchar se las dejo acá. Me parece la canción más adecuada para cerrar este post y despedirme hasta la receta de mañana. Gracias.

miércoles, noviembre 9

¡Mamáaaa!

Buen día! (Ya a estas alturas tardes!). Qué lindo llegar deun rally de locos de Palermo a Constitución, con infinito trámite bancario, parada técnica en un bar de esos bien retro sin querer, y vuelta en el 12 hasta Chacarita y encontrarme con los hermosos mensajes que me dejaron en el post anterior. No fueron tantos como otras veces, pero lo que más me gustó es que varias se largaron a contar cosas, y para una comunicadora/periodista/ aspirante a escritora, no hay nada mejor que relatarle experiencias de vida. ¡Por favor háganlo más seguido! ¡Lo disfruto mucho!
Hoy en mi largo viaje en el 12 hasta Entr Ríos y 15 de noviembre de 1889 (sabían que existía una calle con ese nombre???) y durante la vuelta en el 65 saqué bocha de fotos mentales, y volví con la firme decisión de no dejar pasar mucho tiempo antes de comprarme un celular potable que me permita volver mis imágenes compartibles. Entre esas instantáneas la que más me conmovió es justamente una que tiene que ver con lo que hoy quería postear.
Era una mamá ocn su hijo -él de unos 7 años y guardapolvo blanco- mirando por la ventanilla, midiendo sus manos, sonriendo juntos y abrazándose. Mirándolos te olvidabas de que era un miércoles gris.
Y ahora, andando al sodo, como dirían los tanos, les cuento que anoche, muy chinchuda con Pablo me fui a la cama temprano a leer. Y abrí el libro de cuentos de Banana Yoshimoto que me regaló Susana -madre del señor en capilla- del que me quedaba uno por leer. Se llama "¡Mamaaaá!". Fue conmovedor.
Tanto que de madrugada me desperté repasando los tres o cuatro recuerdos que tengo con ella a solas en mi infancia. (La desgracia de ser la del medio, hasta en eso soy Lisa Simpson!) y no me pude volver a dormir:

En uno, me iba a buscar al cole, lo que me ponía muy contenta, y accedía a comprarme un chicle de manzana. Después íbamos al supermercado, y yo me robaba unos Rhodesias (mi alma de Pochita Morfoni era insaciable), me pescaban y mi mamá, mortificada de la vergüenza, me ponía en penitencia en el cuarto, donde yo desempacaba las golosinas y me las comía todas.
En otro, ella lloraba porque Papá Noel estaba ocn pocos fondos para los regalos navideños y yo medio la consolaba.
En otro me permitía salir de una penitencia de 15 días que me había impuesto mi viejo ala hora de la siesta, mientras ella planchaba en la cocina.
En otro me inventaba un cuento en el que el chico que me gustaba me pasaba a buscar en un auto rojo.
Y por último tengo uno, al que la cabeza se me va muy seguido, en el que ella, mi viejo y yo íbamos a hacer unas compras y me regalaban una paleta de caramelo. Es el único recuerdo que nos incluye a los tres y nadie más.
Cuando en 1990 se separaron, ya no volvió a ser esa. Ni yo la misma. Y aunque tenemos una relación cercana, sigo ansiando, en el fondo, que algo cambie. Que no pase un mes sin que hablemos, como ahora, o que un día nos vayamos de shopping, compinches, como dos mujeres. Creo que no va a pasar. También me gustaría ver que ella encauza su energía, su inteligencia y su belleza por algún canal que le traiga más felicidad... creo que eso tampoco va a pasar.


Nunca hablé de mi mamá en los casi 5 años que lleva este blog, y me resulta difícil adaptar tantos pensamientos al tamaño de un post. Por eso decidí en algún momento escribir un cuento sobre ella. Entre tanto, copio un fragmento de Banana Yoshimoto, que me caló hasta los huesos, porque sentí que me hablaba de todo lo que sentí desde que llegó el señor que ya dejó de estar en capilla a mi vida:

"... al contar con alguien que me amaba de verdad, que me llamaba mientras estaba en viaje de negocios, o al oír de su boca juicios tan atinados, me prguntaba si realmente merecía que se preocupasen por mí (...) A menudo pienso que todo esto probablemente tenga relación con mi madre. No puedo hacer nada. A veces isento un dolor en el pecho y todo se me antoja insoportable. Es ocmo si ni siquiera yo supiera cuál es mi lugar en el mundo".

Lo dijo ella, eh?
Si llegaste hasta acá, sorry por el post bajón. Salió así.
Hasta mañana!!!!!!

martes, noviembre 8

El sabor de esa manzana.

Hoy sacamos cuentas y sí, hace dos años volvimos de NY. Nuestro primer viaje internacional, el hermoso escalofrío y la emoción cuando la voz de la persona que amás te dice al otro lado del teléfono que te tiene una sorpresa, volver a casa y descubrir que esa sopresa viene con sobre de Asatej. Juntar información, con ayuda de Clari, la experta, y de HOrace of God, cuya guía devoré en el viaje de ida. Lo que siempre me impresiona es cómo la ficha me hizo clanc! cuando vi la isla desde el aire. Ahí entendí que eso era de verdad. Otra cosa que me impresionó mucho, fue salir del eterno subte desde el JFK hasta el Greenwich Village y de golpe emerger en Washington Square, y adosarnos así, sin más, al ritmo apacible con que los estudiantes salían de la NY University.
Ustedes dirán; qué exagerada! Por un viaje a Nueva York tanto espamento..... Pero este no era un viaje más, éste era un viaje en singular. Nunca me había aventurado tan lejos sin mi viejo y mis hermanos; no me creía capaz de encarar y concretar un viaje largo por mí misma; tenía miedo de que siguieran pasando los años y jamás ocnocer otras latitudes; me había visto como 5 veces las 6 temporadas de Sex and the City hasta convertirme en una freaky fan capaz de anticipar el diálogo que sigue.
Lo que encontré fue más. Cada destino de los clásicos, y la versión libre que nosotros sin querer emprendimos. Magia, de punta a punta. Todo parecía coreografiado. Fuimos testigos (y qué desaforados tetigos!)del que Rolling Stone llamó "el mejor recital de rock la historia". Disfrutamos Halloween disfrazados como un par de neyorquinos más; vimos la tradicional maratón; comimos rico, caminamos taaaaaaaaaaanto.
Pablo me pidió que me casara con él.
Y yo le dije que sí.
Todo era tan mágico que en el anteúltimo día, cuando al otro lado del andén alguien tocó Moon River en el violoncello, llegué a creer que había algún ser invisible moviendo los hilos de ese viaje, para que fuera como fue: perfecto.
Por eso lo recuerdo con tanto cariño.
Este video paracerá un cliché, pero tiene un sentido: estaba cantando esta canción cuando nos cruzamos a su autor corriendo en dirección opuesta a nosotros en el puente de Brooklyn.
Poné PLAY y vamos a pasear un ratito!











Cuando nado, o corro o hago otra actividad que me libera la cabeza, me vienen encatarata imágenes de esta ciudad fascinante. Sobre todo mi mente vuela una y otra vez a una caminata por la calle Bleecker una mañana fresquita de otoño.
Debe ser que los destinos los llevamos incorporados para siempre, como una parte nuestra que ya no puede irse a ninguna parte.
Y a vos, ¿Qué viaje te movilizó a este punto?