martes, diciembre 28

VeinteDiez

Así como las notas sobre el cuidado bajo el sol, los excesos con la comida en las fiestas, los móviles desde los hospitales con los heridos de cañitas voladoras, etc, etc etc, es irremediable el famoso balance de fin de año, que bien podríamos buscarle un sinónimo, no? La verdad que el mío viene cargadito, lleno de emociones, de eventos, de amigos, historias, abrazos, viajes, nuevas experiencias. Tanto, que me sorprende que a este año todavía le queden días. Así que bien vale que le haga un homenaje.
Este año me largué como freelance. Conocí cómo es escribir en camisón y pantuflas, o ir en bici a cobrar por una nota.


También arranqué con un humilde puesto de ayudante en Eter. Gracias Caro por esta gran oportunidad! Fue una experiencia increíble y.. to be continued!
Este año escribí en todos los medios que me propuse. Con la consiguiente satisfacción de ir al quiosco de revistas y ver la nota impresa.
Concreté el sueño de la piba: que te paguen por viajar! De la mano de Lugares ya recorrí tres lugares antes desconocidos por mí: Tucumán. Catamarca y Calafate. Hice LA cabalgata de mi vida!





Este año, me recibí finalmente! Como todo en la UBA fue en cómodas cuotas: entrega de tesis, defensa frustrada (¡pero muy bien acompañada!), defensa posta (con güevazos) y festejo con Debi -celebrando 10 años de amistad- en el Podestá!




Y bueno, también, entre otras cositas.... después de tres años juntos, con Pablo nos casamos..... NOS CASAMOS! Me entendés de lo que te estoy hablando? Tuve una despedida de soltera a medida. Nunca me sentí tan reina. Gracias, gracias y gracias por tanto cariño!


Si hasta nos eligieron "Personajes del año"


El civil fue una explosión de alegría.



Y la fiesta.... la mejor noche de toda mi vida.




Conocí Europaaaaa con Pablo! (Laralalalás de Vero Mariani para celebrar la noticia).




Y en Roma hicimos 2 descubrimientos: el fabuloso bananófono.


Y que queremos llegar a viejitos como ellos:


(Acá van los ñaaaaaas de Vero)

Y después todos estos momentos sueltos, que son la felicidad misma de vivir. Los rituales diminutos que sostienen esos otros grandes momentos.









Por supuesto que hubo altibajos, momentos difíciles, cansancio y desencuentros que no suelen ser posts, pero siento que llego a mis 30 con el corazón contento. Salta de contento. Baila feliz esta canción, y esta otra. Les deseo que el 2011 sea lleno de amor, de paz, de momentos chiquitos, de los otros grandes y emotivos, que abracen a sus mascotas, que salgan a caminar con sus novios, maridos o proyectos de algo; que paseen con sus hijos, que pongan muchos cd´s en la compactera; que cocinen, pidan comida y salgan a comer afuera; que vean buenas pelis, que viajen mucho, que estrenen nuevas ropitas, que concreten sus proyectos; que no se dejen contaminar por nada; que se reúnan con amigos; que rieguen sus plantas, que se animen a SER, y que bailen, canten y rían.