jueves, julio 29

periodismo & yo parte VI

El capítulo Gente podría ocupar un blog completo, pero decidí terminarlo hoy acá, y así. Igual sé que si dos ex redactores nos uniéramos podríamos contar taaaaaantas cosas. Uds dirán: qué exagerada. Y no. No exagero! Será por eso que me gusta tanto El diablo viste a la moda. Porque grafica muy bien el torbellino emocional que generan lugares histéricos como esos. Una mezcla de amor- odio, de me voy- me quedo, de quiero y no quiero. Por ejemplo: el corazón en la garganta cada vez que mi celular sonaba un viernes por la noche. Sabía que era la subeditora para pedirme alguna nota para el fin de semana. Rara vez eran placenteras. Ya una vez conté esa tarde loquísima con Gustavo Sancricca. Y les hablé de la guardia al perro de Susana? (QEPD Jazmín) Y también me vienen a la mente el funeral del cuñado de Mirtha Legrand, en el Memorial, donde Uset y yo nos colamos, fingí llorar por mi supuesto padre muerto, y nos pescaron junto antes de tener LA foto de la chiqui y Susana abrazadas. Y mi charla posterior con Goldi, que lloraba al otro lado de la línea, mientras yo sonreía por la exclusiva.
Y el funeral de ALberto Migré (ah, sí, yo estaba para la cosa hilarante!) que coronamos con un almuerzo con el indescriptible y mítico Walter Papasodaro, con vino rico, pastas y el panqueque más gigante del mundo en Campo dei Fiori. O la vez que perseguí a Leticia Bredice hasta la casa de su tía en Castelar. Dios. Todo tan patético. Y una lo hacía. Con decirles que ... ¡Me trepé a la medianera!!!
La mayoría de lo que pasaba ahí pertenecía a otra dimensión. Recuerdo a Fabi Cantilo tirada en un sillón cual diván, mientras yo la entrevistaba cual psicoanalista.


Recuerdo mi tour por la Villa 20 con una suiza y un español que se había ido de caravana a la noche. Recuerdo cómo les sacaban fotos a las casas de "los pobres". La tele, los colchones en el piso, la mesa donde comían apiñados. Como parte de un paisaje exótico que necesitaban capturar con su lente.
Recuerdo mi nota sobre el boom del turismo en Bs As. Me llevó 2 semanas, 5 fotógrafos y unas cuantas salidas de día y de noche: a la Bombonera, a la calle Florida, a la madrugada de tangos en La Ideal... Joder que le ponía garra. Valió la pena: decidieron incluirla en tapa.
Me acuerdo de haberme colado -con ayuda de Giordano- al country de Araceli para ver si tenía novio. Y tenía! Yo manejaba mientras el fotógrafo intentaba sacar la foto. No lo conseguimos!!! Nos volvimos sin nada.
De darle a la pipa loca en un auto con R. de Intrusos en la puerta del casamiento de Florencia Peña.
De levantarme un domingo a las 5 am para ir a buscar a Kloosterboer a Ezeiza.
Del vip de Luis Miguel, con champagne y sushi, y Darío Lopilato que me llamaba para decirme que le acababan de robar el auto.
De la organización de Los Personajes del Año en el Alvear. La previa -que remis para Mercedes Morán, que maquilladora para Solita Silveyra, que combinación micro avión para los wichi del Chaco)... Y ya esa noche andar con los 2 celulares, una lista de teléfonos y 2 juegos de llaves de suites (una para Tinelli, otra para Suar) Qué locura todo!


A toooodo esto me dio por mi emprendimiento de panadería integral. Kathy & Co se llamaba. Otro día les cuento mejor, pero básicamente eran panes, prepizzas, galletitas. Me compraban los chicos de Gente, las de Para Tí, y mis compañeras de Italiano. Además, las tortas para festejar los cumpleaños en la redacción. Mi nivel de estrés era tal que a la noche no podía dormir. Entonces probaba con té de manzanilla, leche tibia, o si la cosa no daba para más, un shot de tequila. Ni así lo conseguía.

Como éstas, fueron miles de anécdotas. Te curtías o te curtías. Cuando me fui de ahí -fue una noche de viernes lacrimógena, Agus lo sabe- sentí que algo se rompía adentro. En el taxi sonaba Brillante sobre el Mic y Nada es para siempre. Snif. Pensaba en "Los Personajes de Gente".


Todos decían que no había redacción como esa, pero yo no había trabajado en otra. Ahora lo sé. No hubo redacción como esa. No hay. Hoy con la dinámica de las colaboraciones y el fotógrafo polifunción, es probable que todo eso se pierda. Me hace muy, pero muy feliz tener amigos de aquella época, y seguir en contacto con todos, y saber que cuento con ellos. Sueno nostálgica!!! Y sí, lo estoy. Hay periodistas que no tienen idea de todo esto que cuento, y probablemente jamás la tengan!!! Y telajuropordios que por más que por momentos la haya padecido, no cambio la experiencia por nada.

lunes, julio 26

loqueseama II

Fueron menos de cinco horas, pero yo entré a casa con la sensación de haberme ido a otra galaxia, y haber estado orbitando alrededor de un planeta lejano durante un mes. Esa es la sensación que dejó esta mañana/ tarde con mi hermano Martín, Daniela y mis sobris, Victoria y Julián. Una de las mejores cosas de ser free lance es poder tomarse estas licencias. Conocer lo insospechado, como ....el barrio chino un lunes a mediodía! Todo arrancó a la noche. Victoria se quedó a dormir en casa. Hubo baño con agua bien calentita que ella festejó, y bata de toalla, y camita con los osos Flopy y Pastelito. A la mañana su amanecer fresco me dejó maravillada: "Nunca me había despertado con el ruido del tren", dijo sonriendo.
Esta mañana desayunamos con leche y brownies caseros (que también celebró)y mientras Pablo -que durmió en el living... (le debo unos masajes a esa espaldita!)- se preparaba para arrancar su día, nosotras salimos rumbo a un día que no sabíamos sería tan soleado.


[Vicky con su nuevo muñeco, adquirido en lo de la tía Ceci: el Señor Botones]

Pasamos a buscar al resto y tomamos el 15 -no podían creer lo de las monedas- y ya en el barrio chino recorrimos supermercados, bazares, compramos juguetes, de los comunes y los raros...


... y la "pastita mágica" para cuando Vicky siente miedo (la pomada de hierbas de la latita roja). Después, ya sentados los 5 en un restorán, le hicieron reject a la salsa agridulce y probaron los palitos chinos con el arroz. Yo entre tanto recibí un llamado de Pablo, que me contaba que ya estaban en marcha las invitaciones del casamiento!



Tomamos el tren en dirección a los bosques de Palermo. Victoria se llevó un cuadernito para colorear que le repartieron en el tren, pensando que era un regalo. Jugamos con los cisnes, gansos, patos... todo eso que nada y hace cuac cuac.



Y vimos a este señor que es feliz dándoles pan a los bichos.


Es hora de volver y de ponerse a trabajar. Ya en casa, lo mismo de siempre me resulta un poco raro. Y le pregunto a la Ceci de siempre cómo hace para pasar tanto tiempo sin ellos.


Medio que no me sabe contestar.

viernes, julio 23

loqueseama

Hay cosas que pasan, no perceptibles como todo lo buenas que son enseguida. A esas cosas es mejor negarles un tiempo pasado y olvidado. De esas cosas pasan estos días.
Una de ellas fue reencontrarme con el placer de viajar con mp3. No sé si les conté, pero desde que se rompió el nuestro, me había resignado a auto cantarme los discos que quería escuchar. Lo bueno es que no había que buscar el track, simplemente lo sintonizaba en mi cabeza y ahí salían: Cerati, Beatles, o lo que fuera. Este mp3 vino de regalo y con musiquita ya cargada. Oh sorpresa, descubrir que había un disco del regreso de Soda, con Cerati cantando mejor que nunca.... Y un tema increíble que no conocía. [Toda insistencia tiene su recompensa, dice, insisto en que se mejore].


Otra de esas cosas buenas: arrancar el jueves con un mensajito de Julieta, de La Tienda de Ideas, que desde la Rca. de Rosario me comunicaba que me gané uno de esos muñequitos maravillosos que hace y que encima dedicaba unas palabras hermosas a Sosloqueamás. Gracias Julii!


Después ir a buscar los banderines de Lou -ella es muy humilde para reconocerlo, pero fueron el hit del 2009 y lo siguen siendo este 2010- y encontrarme que en vivo es aun más simpática y los banderines más lindos y coloridos.


y continuar con un recorrido insospechado por la aun más insospechada calle Lavalle. Hay todo un mundo ahí! Suenan temas como La isla del sol, la mayoría de los vendedores te sonríen y un montón de gente recorre los locales de cotillón. Las quinceañeras se prueban sombreros rosa-Paris Hilton bien peludos, otras largan grititos cuando encuentran el souvenir soñado, las mamás hacen cola en la zona de repostería y los tipos llaman por celular a sus mujeres para consultarles cuántas maracas con forma de banana cargar.


Otra: conseguir botones para un blazer que me regalaron. Elegirlos a ojo y encontrarme a la vuelta que iban perfecto.

Después, lograr una entrevista que ni la directora tenía demasiada fe en conseguir. Y que la entrevistada - por Skype desde NY- fuera una maravilla de persona, inteligente y bien predispuesta.

Agarrar la bici para ir a dejar unas facturas, que me dijeran que el pago entra en tres semanas (las vacas adelgazan en períodos prenupciales), y ganarme a la vuelta la vista de un atardecer imperdible sobre Palermo. (Acá es cuando más lamento no tener la cámara a tiro cual Almita Singer....)

Compartir una peli ñoña como Sintonía de Amor con mi ídem.


Nadaaaaaaaaaaaaaaar.

Parlare l´italiano.

Y tener recital de Babel Orkesta esta noche.

La casa sigue estando un poco caótica -aunque ahora un poco menos- y lo estará por una semana, pero con todas estas cosas buenas, tener que revolver una bolsa para encontrar una remera.... es lo de menos!

martes, julio 20

Composición, tema: la amistad.

Le quedan 35 minutos a este día del amigo. Suena Blue con una selección Disco catastrófica, el paisaje alrededor es kosovico (tuvimos que vaciar y desarmar un gran mueble que absorbió la humedad de la casa vecina) y yo estoy confinada al sillón, único espacio despejado y habitable de la casa. Así es que hoy por más que intenté, no logré idear un post inspirado por el día del amigo.

(Ahora quedan 25 porque pasé 10 viendo qué poner. Siento que como es el día del amigo hay que decir algo).

Hoy encargamos las invitaciones de la fiesta, desayuné rico con Pablo, caminé hasta casa, recibí mensajitos de Agus y unos muy divertidos de mi amiga Clau desde Mardel (entonces me di cuenta de que un chiste que ya tiene 11 años sigue vigente entre nosotras).

Puteé en los 3 idiomas que conozco por el quilombo en casa, fui a terapia y después el 39 -el que se mete por esas calles de Colegiales que me hacen suspirar- me depositó en Córdoba y Olleros. Entonces, frenando un dolor de cabeza, pero contenta con el paquetito que me armó Lu, toqué el 1º A en casa de Noelita.

(La culpa es de Blue que pasa esta música pedorra que no atino a cambiar. Ahí está, ya apagué)

Abracé a Noe por su cumple y por sus novedades que la tienen tan radiante. Comimos cosas riquísimas, como pan negro con nueces y pasas, budines, granos de café con chocolate y -el hit de la noche- los bocaditos de guayaba.

Tomé tés ricos.

Sonaba Caetano.

Hacía calorcito.

Comprobé que abrazar a Proco es terapéutico.

Comenté algunas preocupaciones.

A cambio recibí sugerencias, soluciones, ayuda.

Comenté nuestro futuro viaje.

A cambio recibí tips y palabras de aliento.

Cantamos el feliz cumpleaños con una porción de budín y una velita al costado.

Brindé con vino tinto.

Y me volví sin dolor de cabeza.

Esos, esos..... son los amigos. Entonces 2 minutos pasada la medianoche, cuando oficialmente el Día del Amigo 2010 es historia, yo les digo: gracias. Soy muy afortunada de tenerlos en mi vida. Los quiero con el alma.

sábado, julio 17

cantá tu vida.


Gracias a Vicz llegué a este blog, y gracias a ese blog, a este diseño, ideal para una de las letras más lindas del rock.

jueves, julio 15

La fiaca.

Mmmm, no, no es una reversión de aquella legendaria película de fines de los '60. Es que me pegó la fiaca. Estuve durante varias semanas autotapándome con trabajo, y ahora tengo unas cuantas cosas que hacer, pero mi cabeza se quiere quedar acá, mirando peinados en Internet, revisando catálogos de bijou o de productos para la piel... Toda una romántica entregada a su casamiento (y al calorcito del hogar). Lo loco es que ahora el laburo empezó a perseguirme. Eso no se le hace a una autoexigente incansable como quien suscribe!!!


El otro día me tomé medio, sí 1/2 día libre para almorzar con Anita en Baraka y a la vuelta me encontré la casilla tapada de mails de 4 de mis editores pidiendo/sugiriendo/ reclamando cosas. Tengo que ir a buscar un cheque a la mismísima loma del peludo, y sólo atino a agarrar la bici para ir a Palermo a encargar las cosas dulces de la fiesta. Tengo que leer una pila enorme de material sobre Womenomics para una nota, y me da más por ver sitios para women con tips de moda y déco. Tengo que hacerme unos estudios, y en cambio me pongo a hacerme baños de crema y limpiezas de cutis. Tengo que pagar el monotributo, y en vez de eso estoy viendo cómo depositarle el adelanto al dj de la fiesta. Digan la verdad: ¿Me estoy convirtiendo en otra ñoña casamentera?

miércoles, julio 14

todo lo que se necesita.

Ya no digamos que es el casamiento gay. Lo que se está votando es una ley de matrimonio universal, para que todos tengan los mismos derechos ante la ley. Como decía Sol por acá, las parejas y las adopciones se dan de hecho, pero uno de los dos en ese hogar, tiene que ser, legalmente, un "soltero sin hijos", o a lo sumo "unido/a civilmente" al otro/a. Toda una hipocresía. Si tienen un ratín así de chiquito lean esto, de una persona que admiro mucho.

lunes, julio 12

Roberto.

Cuando lo miro chupando frío desde el balcón, lavando los autos de la cuadra, me pregunto cómo hace. Después lo oigo cantar, y digo: "¡Claro! Canta". También recuerdo que una vez me explicó que sin frío no tendríamos frutas dulces, porque las temperaturas bajas favorecen la actividad de las abejas. Así es Roberto.
Si le decís: "Qué día más feo! Cómo me engañó el sol de esta mañana!". Te contesta: "No te engañó: quiere que la luz la pongas vos". Si le comentás "Uy, qué ruido hacen esas máquinas pavimentadoras", te contesta: "Bueno, pero después va a quedar espectacular". "Queja" no figura en su diccionario.
Llegó hace poco más de un año a nuestro barrio. Al principio nos caía un poco mal, sobre todo a mí, que veía con desagrado su look cachibache y los tachos con agua, su bolsita de pan y su radio a pilas. "¿Qué trabajo es ese de ser trapito?" me preguntaba.
Después me di cuenta de que tenía el don de sacarme sonrisas inesperadas. Como cuando me dijo: "La mujer sabia edifica su casa", y me dejó pensando durante varias cuadras. O cuando se acercó a comentarme lo mucho que me quiere y me cuida Pablo. O cuando nos da el pronóstico meteorológico extendido de la semana, con especial hincapié en los días lindos.
¿Un poco charlatán? Es cierto. Pero con su sonrisa a-prueba-de-to-do se ganó el puesto de angelito guardián de nuestra cuadra.

miércoles, julio 7

periodismo & yo p. V (larguiiiito viene este)

Hay cosas que huelen mejor de lo que saben. Las garrapiñadas, por ejemplo. Incluso el café. Bueno, ese viaje fue así. Será que fue para esta misma época, pero cinco años atrás, que hoy lo recordé tan fuerte. De paso, me ayuda para concretar una nueva entrega del periodismo & yo. Se trataba de algunos días en Las Leñas, para hacer la habitual tapa "Ondas de la nieve" que todos los años sacaba la revista. No me acuerdo cómo me dijeron los editores que tenía que ir. Ni si me puse contenta con la noticia. Sólo recuerdo que me tuve que comprar una campera especialmente, (Ahhh, por eso fue: hoy me elogiaron esa misma campera), que cargué polainas, sweaters abrigados y unas cuantas preguntas: cómo me llevaré con la nieve? aprenderé a esquiar? qué onda convivir con modelos por varios días? Las respuestas no tardaron en llegar.
Estaban todas vestidas igualitas, con unas botas espantosas de Nike que se usaban en esa época. De una en particular me llamó la atención su jean y bolsos sucios. (Acaso cuando uno viaja en avión no se pone sus mejores galas?). Priscila, Carola (que hasta hoy dice que tiene la edad de esa época), Belén y otra de un nombre que por más que me esfuerzo no logro recordar. Y sé bien por qué. También venía la productora de modas, y un jefe de fotografía de la revista. Yo era literalmente un sapo de otro pozo. De verdad. No es el cuento del patito feo. Pero qué podía compartir yo con todos ellos???
Desembarcamos en un hotel 5 estrellas que seguramente iba a estar buenísimo. Pero por ahora no era más que un mamotreto alejado, polvoriento y a medio terminar. No tenía veladores ni perchas. Y ni el ascensor le andaba. Me pusieron en la habitación con la modelo cuyo nombre reprimí. Nadie se la bancaba. Yo hacía un esfuerzo.
Al rato de llegar, empezó su hotline. Primero hablaba con el dueño de la editorial, con quien tenía una historia y a quien le debía su lugar ahí. Después con su novio "oficial", dueño de la agencia donde trabajaba. Después, no pudo con su genio y se levantó a un arquitecto platense que sucumbió con sus curvas. Era preciosa, en el lenguaje mío. Estaba buenísima, según los tipos. Y gorda, según la productora, que para las fotos la tapaba con ponchos o la metía a la pileta climatizada. Lo seguro es que era insufrible.
La primera tarde nos fuimos todas a esquiar. Yo me retrasé porque las señoras necesitaban sus trajes, y querían que les consiguiera guantecitos blancos que les hiciera juego con la campera. Después agarré un equipo de snowboard, y, sin instructor, me mandé a la pista más alta. Loca.
Por fortuna a la mitad de mi atolondrada bajada, un instructor mendocino de apiadó de mí y me enseñó el abc del desliz sobre nieve. Llegué cual Bridget Jones, pero sin el glamour, ni Marc Darcy esperándome en la base.
Las sesiones de fotos eran más bien tristes. Se desvestían, se aceitaban con Johnson´s baby y se ponían en-pe-lo-tas sobr ela nieve sin chistar. El fotógarfo, por detrás de la lente, las azuzaba: "Así, perra, sí, me gusta". Me acuerdo de una abriendo las gambas de par en par a un lado y otro de un arroyo.


Comíamos en el ufo Point. Es decir, algunas comíamos, como yo. O como Priscila, que ostentaba su metabolismo privilegiado clavándose una milanesota napolitana delante de Soledad S. -que también andaba por ahí- y que se contentaba con medio tomate con orégano. Recuerdo a otra que estaba ahí, Cyndy, que pedía el postre más goloso de chocolate, le sacaba una cucharadita, y lo dejaba a un lado. Total no pagaba.
Otra noche, fuimos a comer al sushi club del Hotel Virgo. Entonces llegó Emilia, por entonces con.. no sé, 17 años, que venía para hacer la foto de tapa, y se esforzaba por parecer pensante. Belén, la modelo que sólo "garpaba" de espaldas, la miró, y con semblante admirado le dijo: "Queeé madura sosss".
Otra noche nos fuimos al casino. Otro debut para mí, que igual me dediqué a tomar los cubas libres más ricos que recuerde. Cuando entramos todas las miradas se dirigieron a nosotras. Báh, a ellas. Después vi azorada cómo se aprovechaban de unos drogones muy babosos para que les pagaran fichas, las amarrocaban y canjeaban por plata. La densa se dedicó a hacer relaciones públicas. "Me hice mil pesos", dijo Priscila, sonriendo mientras salíamos.
En el bar del Ufo Point nos esperaba Hernán, el que es hasta hoy su rrpp estrella. Tooodas pidieron speed con vodka, Yo creo que me terminé de asquear. Le pedí una Coca Light, y sin sacarme la campera, volví a salir. Encendí mi discman, con el álbum blanco de los Beatles y caminé abajo de una gran nevada hasta el hotel. Me acuerdo del frío de la lata en los dedos. En el hotel me quedé fumando y mirando por la ventana, mientras sonaban Cry baby cry y While my guitar.... Cuando llegó la pesada de mi roommate, me hice la dormida.
Al día siguiente, aunque a media tarde nos teníamos que volver, me fui con el snowboard a la cumbre. Usé como excusa que tenía que entrevistar al dueño de un restó. Sólo quería tirarme una vez más.
Cuando volví estaba todo convulsionado porque el fotógrafo no aparecía -dps se supo que estaba haciendo una sesión "privada" con Carola, que le valió una aparición en su olvidable libro. Tampoco la densa aparecía, porque andaba por ahí con el platense, y tenía que hacer unas fotos con unos perritos San Bernardo. La productora, por su parte, se escurrió al Mamushka del Centro comercial y volvió con chocolates que no le convidó a nadie.


Lo más patético -en esta anécdota todo le disputa el podio- fue la vuelta. No podíamos salir porque había tormenta de nieve. Entonces, mientras esperábamos el micro, la densa, que no se bajaba de sus tacos, lloraba en el hombro del arquitecto platense porque tenía frío. Y a mí, un canchero mal que volvía de esquiar con sus amigos, me daba charla, sólo para cancherear. Siguió hablando en la oscuridad del micro. En el aeropuerto de Malargüe la densa consiguió mesita y brindó con vasitos de plástico con su nuevo tercer filito. Y el entonces novio de Pampita se hacía el interesante con todas. Cuando nos sentamos en el avión, volví hablando con Alejo O. que había viajado para hacer alguna publicidad. No sé sobre qué versó la charla. Sólo recuerdo su mal aliento, y esas manos, chiquitas y un poco sonsas.

domingo, julio 4

NY I love you

Juro que el anterior post no fue una estrategia de marketing!!! De hecho no logré subir el video a través de blogger (que es mucho más lindo que desde youtube).. pero bueno, acá va.
Esto fue del 26 de octubre al 10 de noviembre de 2009. La canción que suena, si es que no fue escrita para NY, le va justito. Y nosotros la escuchamos varias veces durante el viaje. (Además de que vimos a U2 con Mick Jagger en el Madison Square Garden). Mis dotes de editora van mejorando, pero van a encontrar más de una desprolijidad que espero sepan disculpar.



Volvimos con anillitos. Son los que se ven al final. Lo que digo, un poquito borrachina, caminando por la 6º avenida es: "qué bien te queda el anillo Hacker". Las crónicas de ese viaje acá y acá. Este post de Pablo es lo más.
Para mí fue muy importante este viaje. No sólo por los anillos, sino porque nunca había ido tan lejos por mi cuenta (ahora se viene Europa!!!), porque Pablo tomó la iniciativa (y me invitó los pasajes!) y porque fuimos muy, muy felices.

sábado, julio 3

¿?

Les voy a contar por qué hace días que no posteo.. Además de que estuve con muchas cosas, la verdad es que hice un video que no logro subir! Y estoy empacadísima! Y se ve además que esa idea que había tenido no le cede lugar a otras nuevas. Alguien me dice por qué puede ser que no logre subir un video del moviemaker? Pesa 160 K, así que por ahí no viene la cosa! Vero? Any thoughts?